Cáritas y Jesús Abandonado aseguran que la Comunidad les debe más de 1,3 millones y piden auxilio

Fernández Y Leante
EUROPA PRESS
Actualizado 07/02/2012 19:32:36 CET

Cáritas tendrá que cesar proyectos y echar trabajadores si la administración no da soluciones antes del segundo semestre de 2012

MURCIA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno regional debe más de un millón de euros a Cáritas Región de Murcia en concepto de subvenciones de 2010, 2011 y lo que va de 2012, mientras que la deuda contraída con Jesús Abandonado en 2010 se eleva a 350.000 euros, a lo que habría que sumar el dinero correspondiente a 2011 -aún por determinar-.

Así lo han hecho saber el director de Cáritas Región de Murcia, José Luis Leante, y el vicepresidente de la Fundación Jesús Abandonado, José Fernández, en un contacto con los medios de comunicación ofrecido con motivo de la entrega de un donativo por parte de los trabajadores de Cespa Servicios Urbanos de Murcia S.A.

En este sentido, Leante ha lamentado que la situación es "inaguantable" y ha hecho un llamamiento a las administraciones públicas para que abonen los pagos pendientes. De lo contrario, ha advertido que sus proyectos de ayuda "están abocados al cierre" y se verá obligado a despedir trabajadores y técnicos.

Actualmente, Cáritas cuenta con más de 100 trabajadores acogidos a subvenciones y desarrolla más de 60 proyectos de acción social en toda la Región. En total, esta organización caritativa atendió a unas 90.000 personas en 2010, que se han incrementado un 20 por ciento en 2011 hasta superar los 100.000, según datos provisionales.

Leante ha confirmado que, en próximos días, tiene una reunión con la Consejería de Sanidad y Política Social, en la que espera recibir soluciones. De lo contrario, ha advertido que, a partir del segundo semestre del año, Cáritas Región de Murcia tendrá que empezar a "tomar medidas".

Estas medidas, según ha precisado, pasan por "cerrar proyectos y echar a personal técnico contratado, mandarlo al desempleo y tener que cerrar actividades de inclusión sociolaboral, así como los programas de personas que tratamos de alfabetizar y de incluir social y laboralmente".

Leante explica que Cáritas "ha aguantado como ha podido" y no ha cancelado ningún proyecto ni ha tenido que despedir a ningún trabajador en los últimos tres años, pero ha advertido que muchas de estas iniciativas "están abocadas al cierre" si la situación no se soluciona "de forma inmediata".

Al respecto, ha precisado que Cáritas es colaboradora de las administraciones públicas, pero ha advertido que si no cobra sus deudas, los técnicos contratados y las personas acogidas a sus proyectos "tendrán que ir a la calle necesariamente".

"Estamos con limitaciones y no estamos llegando a todo lo que tendríamos que llegar pero estamos trabajando muy duro", ha señalado Leante, quien ha instado a la Administración a ser consciente de que los proyectos que Cáritas realiza de exclusión social "tienen una utilidad pública extraordinaria".

De todas formas, Leante ha explicado que, dentro de las limitaciones, la atención primaria y las ayudas de emergencia en sus 160 sedes de Cáritas Interparroquial están garantizadas "gracias a la respuesta solidaria de la sociedad murciana".

SITUACIÓN DE JESÚS ABANDONADO

Por su parte, Fernández ha indicado que Jesús Abandonado tiene pendiente de pago la subvención de 2010 por parte de la Comunidad, que asciende a 350.000 euros, y desconoce todavía la cantidad que le corresponde de 2011, porque está pendiente de ver si el Ejecutivo le concede algo.

Además, acumula una demora de entre cinco o seis meses de las facturas por valor de 35.000 euros que expide al Ayuntamiento de Murcia por prestar servicio todos los meses de 50 camas y 50 comidas y cenas. "Siempre hay un retraso de cinco o seis meses, pero estamos acostumbrados", ha añadido.

De todas formas, Fernández ha garantizado que los almacenes de Jesús Abandonado tienen comida para aguantar hasta mitad de año, junio y julio, aunque las existencias variarán en función de la demanda que haya. "Si sigue aumentando la cantidad de gente que acude al comedor, la comida se acabará antes", remarca.

En total, Jesús Abandonado ofrece cerca de 700 servicios diarios, entre comidas, cenas y desayunos, al tiempo que ofrece acogida a todo aquel que quiere cobijarse. Si el albergue está ocupado se recurre a pensiones y si estas se ocupan, también dispone de un local para acoger a quien lo necesite en estos días de frío.

Además, Jesús Abandonado aporta "ese calor humano que todos necesitamos", según Fernández, quien remarca que la organización procura que la persona "tenga todo aquello para que pueda vivir con dignidad".

"Siempre es necesaria toda ayuda", ha añadido Fernández, quien no obstante explica que, a diferencia de Cáritas, la estructura de Jesús Abandonado es una sola unidad y puede hacer una gestión administrativa mucho más concreta.

"Ahora mismo, Jesús Abandonado está necesitado también, y la solidaridad va destinado a la comnpra de alimentos, medicamentos, mantas o el apoyo a talleres donde hay 70 personas aprendiendo un oficio, lo que requiere comprar material", destaca.

Fernández ha recordado que el perfil de la gente que acude a Jesús Abandonado "no ha cambiado", y ha indicado que sus clientes "no son los últimos de la fila, sino que están detrás de los últimos de la fila".

Al contrario de Cáritas, que paga recibos de la luz o el agua de sus asistidos, los que recurren a Jesús Abandonado "no tienen ni luz ni agua porque no tienen vivienda". Ahora mismo hay 50 residentes fijos en Jesús Abandonado y, de noche, duermen en el albergue 150 personas más, transeúntes, por lo que la cifra total se eleva a 200 personas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies