Las CCAA, satisfechas por la aprobación de sus planes de ajuste, creen que se envía un mensaje positivo a Europa

Actualizado 18/05/2012 11:00:48 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de Economía y Hacienda de todas las comunidades autónomas han mostrado su satisfacción después de que el Gobierno haya dado el visto bueno a sus planes de reequilibrio para cumplir con el objetivo de déficit y han reconocido que este paso envía un mensaje de tranquilidad a los mercados internacionales.

En la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrada este jueves en la sede del Ministerio de Economía y Competitividad, el Ejecutivo ha aprobado los planes propuestos por todas las autonomías excepto el de Asturias, que deberá ser revisado en el nuevo encuentro que tendrá lugar dentro de dos semanas.

En el caso de Andalucía, ha habido un "tenso" debate entre su consejera, Carmen Martínez Aguayo, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aunque finalmente han acordado la aprobación del plan con "modificaciones parciales" que sin embargo no variarán los 2.500 millones de recorte previstos.

El resto de comunidades han celebrado el aval del Gobierno al esfuerzo realizado para reducir su gasto público. "Estamos muy satisfechos y nos pondremos en marcha para ejecutarlo y cumplir nuevamente nuestros objetivos", ha explicado la consejera de Hacienda de la Xunta de Galicia, Elena Muñoz.

De la misma forma, el consejero canario, Javier González Ortiz, ha celebrado que su plan de ajuste haya pasado el corte gracias al esfuerzo "muy riguroso" realizado para recortar 800 millones de euros. "El Ministerio ha reconocido nuestro esfuerzo", ha asegurado antes de explicar que la reunión de este jueves muestra el "compromiso" de todas las autonomías con la estabilidad presupuestaria.

"Tenemos que decir bien fuerte que las comunidades autónomas del Estado español no son el problema, sino que están decididas a encontrar la solución", ha reivindicado el consejero murciano, Juan Bernal, quien ha recordado sin embargo que ahora las autonomías deberán poner en marcha los planes de reequilibrio presentados para cumplir con sus compromisos y "ganar credibilidad en Europa".

Bernal ha alabado además el trabajo "muy serio" que ha realizado el Ministerio de Economía revisando "palabra por palabra" y con un análisis "tremendamente riguroso" cada uno de los planes de reequilibrio. "Esta es la garantía de que hay un soporte técnico muy sólido", ha subrayado.

Los consejeros de Baleares y Extremadura, Josep Ignasi Aguiló y Antonio Fernández, también han mostrado su satisfacción por el visto bueno del Ejecutivo y han recordado que sus gobiernos ya llevan trabajando durante los últimos meses para recortar el déficit y cumplir con sus compromisos.

El conseller de Hacienda de la Comunidad Valenciana, José Manuel Vela, ha asegurado que su gobierno se pondrá a trabajar "esta misma noche" en el cumplimiento del plan presentado y ha agradecido a toda la comunidad el esfuerzo realizado.

De la misma manera, el consejero de Castilla-La Mancha, Arturo Romaní, que tendrá que recortar 1.665 millones de euros, ha sostenido que la aprobación de su plan supone un reconocimiento a "la credibilidad" del Ejecutivo de María Dolores de Cospedal y al esfuerzo de los ciudadanos.

También se ha mostrado satisfecho el conseller de Economía y Crecimiento de la Generalitat de Cataluña, Andreu Mas-Colell, que ha mostrado su esperanza de que este mensaje sea "bien recibido" por las instancias económicas europeas.

PARTICULAR CASO DE ASTURIAS

Todos los consejeros han hecho además alusión al "particular" caso de Asturias y han achacado sus problemas para sacar adelante un plan de reequilibrio a la situación política de la comunidad, que se encuentra con un gobierno en funciones desde el pasado 25 de marzo y no celebrará la sesión de investidura del próximo presidente hasta el próximo día 22.

El consejero en funciones del Principado, Ramón del Riego, ha defendido precisamente que esta interinidad impide jurídicamente al Ejecutivo de Francisco Álvarez Cascos acometer los recortes en sanidad y educación que le exige el Gobierno.