CECLOR confirma que las ventas de las empresas lorquinas han caído un 40% desde los terremotos

Actualizado 11/05/2012 13:44:44 CET

Estima que todavía están cerradas entre el 15 y el 20% de las empresas, entre comercios, hostelería, industria y servicios

MURCIA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Confederacion Comarcal de Organizaciones Empresariales de Lorca (CECLOR), Pedro Cazorla, ha explicado que las ventas de las empresas lorquinas han bajado un 40 por ciento desde el día de los terremotos, el pasado 11 de mayo, aunque explica que la cifra se ha estabilizado en los últimos meses.

Así, matiza que prácticamente no hubo ninguna venta en los primeros meses inmediatamente posteriores al terremoto, en mayo, junio, julio, agosto y septiembre. Posteriormente, las ventas se estabilizaron y siguieron bajando, pero esta vez al mismo ritmo que la media regional.

Por ello, es preciso desestacionalizar el porcentaje de ventas, según ha informado a Europa Press con motivo del primer aniversario tras los terremotos de Lorca el presidente de Ceclor, la patronal lorquina que agrupa 6.900 empresarios de la comarca del Guadalentín.

Cazorla ha remarcado que la situación desde el punto de vista empresarial es de "bastante incertidumbre" respecto al futuro, no tanto por las ayudas directas o las bonificaciones tributarias a las que se puedan acoger, sino por el hecho de si las administraciones van a poner los medios económicos y técnicos suficientes para que Lorca se reactive.

En su opinión, es preciso dotar de contenido al prometido Plan Lorca con el fin de conseguir la reactivación integral de la ciudad, desde la reconstrucción de los edificios, las infraestructuras que se hacen cada vez más necesarias; desde el ámbito educativo normalizando la situación del campus universitario de Lorca y facilitando que los alumnos puedan volver cuanto antes a los institutos demolidos.

De todas formas, Cazorla dice que el empresariado es positivo desde el punto de vista de que va a hacer todo lo posible para salvar sus negocios y sus puestos de trabajo, pero añade que se apodera de ellos una cierta incertidumbre por el hecho de no saber "hacia dónde se están dirigiendo ahora los esfuerzos".

EMPRESAS CERRADAS

Tras los terremotos, CECLOR realizó una encuesta de los comercios y actividades de negocio que estaban desarrollando su labor en el casco urbano y los barrios de Lorca, que fue la zona más afectada por los terremotos. En total, 1.613 negocios dieron parte de su actividad, entre empresas de comercios, hostelería, industria y servicios.

De esos 1.613, más de la mitad no disponían de póliza de seguro, lo que dificultó mucho la rehabilitación y reparación de los locales, según Cazorla. No obstante, CECLOR y la Cámara de Comercio articularon ayudas de hasta 8.000 euros destinadas a paliar la situación de estos damnificados.

No obstante, puntualiza que entre el 15 y el 20 por ciento de los negocios de la ciudad todavía no ha podido abrir sus puertas, bien porque los locales han sufrido unos destrozos tan grandes que no se puede rehabilitar, o bien porque directamente resultaron demolidos y no se pueden recuperar.

PRIORIDADES: VIVIENDAS Y SEGUROS

Cazorla considera que la prioridad de cara a afrontar la situación es reconstruir las viviendas para que los vecinos "puedan volver a sus casas y recuperar sus viviendas y sus vidas". Asimismo, los comercios que se ubicaban en esos edificios "podrían recuperar su espacio físico y su actividad".

Este hecho, a su vez, permitiría generar actividad en el sector de la construcción, que actuaría de "tractor" y lograría "arrastrar muchos subsectores". Cazorla espera que ese trabajo pueda ser realizado por empresas de la comarca de Lorca, lo que revertiría en una creación de empleo.

Otra de las prioridades para los comerciantes, según Cazorla, es el pago de las pólizas de seguro por parte del Consorcio de Compensación, ya que "todavía no se han cerrado todas las indemnizaciones", lo que provoca que las empresas que han trabajado "no terminen de cobrar" y no se cierren los expedientes.

La patronal también ha detectado que el paro ha descendido en el sector de la construcción, pero no tanto como cabría esperar teniendo en cuenta la cantidad de trabajo que se estaba realizando. Cazorla achaca esto a que muchas empresas de fuera de Lorca han acudido a trabajar al municipio.

Además, puntualiza que el contexto económico es "muy malo" en el ámbito de la construcción, y que las empresas que han llegado a este momento todavía en activo, no han contratado en Lorca, sino que han conservado las plantillas que tenían en sus lugares de origen".

A este hecho es preciso sumar, según Cazorla, que ha habido un "porcentaje de trabajo sumergido o no legal importante, que ha redundado en que el paro no ha bajado lo que tenía que bajar, ya que sólo ha descendido en 110 en el sector de la construcción durante el periodo más álgico de la reconstrucción".

BALANCE DE LA GESTIÓN POLÍTICA

Por otra parte, la gestión política de este primer año ha sido calificada por Cazorla como "aceptable", sobre todo, en los primeros momentos de la catástrofe, frente a las actuaciones de emergencia y la solución de problemas inmediatos.

De todas formas, ha lamentado que "hay un tiempo en el que las disputas y los desencuentros que existieron en un momento determinado entre diferentes administraciones las sufrimos los empresarios y los lorquinos en general, por la demora en los trabajos y la incertidumbre y la falta de claridad respecto a quién nos teníamos que dirigir".

Asimismo, ha criticado "la falta de consenso a la hora de adoptar medidas necesarias, que lo que ha ocasionado ha sido un retraso en la prestación de las ayudas que ahora, un año después, parece que se ha solucionado".

Cazorla también ha señalado que la comunicación entre los empresarios y las administraciones ha sido "bastante dispar". Así, explica que, desde mayo a diciembre, la comunicación entre los agentes sociales y la administración ha sido bastante satisfactoria, pero de un tiempo a esta parte ha cambiado la situación y la comunicación es nula".

En su opinión, esto tiene que cambiar porque es preciso "darle participación al empresariado, porque sus propuestas van en la dirección de que se vayan cubriendo las necesidades de la población".

PROPUESTAS DE CECLOR

Cazorla recuerda que los asociados de la patronal, desde el primer momento tras los terremotos, transmitieron que la situación era muy grave por los daños. Por ello, Ceclor se opuso en marcha y sólo dos días después de los seísmos solicitó a la Consejería de Universidades, Empresa e Investigación la creación de una mesa de trabajo denominada para la normalización de la actividad empresarial.

Esta mesa fue constituida el 16 de mayo y se incorporan a la misma el Ayuntamiento, el Colegio de Economistas y la Cámara de Comercio. Fruto de esta iniciativa, surgieron cerca de 80 medidas de apoyo a las empresas, como por ejemplo ayudas para los negocios sin seguro o bonificaciones fiscales como la exención del IBI, el aplazamiento del IRPF y las cuotas de la Seguridad Social.

En adelante, queda por desarrollar el plan de reindustrialización, dotado con 13 millones de euros, de los cuales un millón es a fondo perdido y los 12 restantes son créditos reembolsables a 15 años con cinco de carencia y cero por ciento de intereses, lo que "viene a suplir la carencia de crédito que hay en el mercado financiero".

Cazorla admite que está contento con las iniciativas puestas en marcha, pero advierte que todavía falta por diseñar "lo global", es decir, establecer "cuál es el escenario al que nos estamos moviendo, cuál va a ser el planteamiento del Plan Lorca, y qué se va a impulsar, si la industria, el turismo, la diversificación económica o se van a acometer infraestructuras largamente demandadas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies