La Comunidad recuerda que los excesos pueden incrementar el colesterol, la tensión y el peso

Vino, copa, tapas, tapeo
EUROPA PRESS/DO VALDEPEÑAS
Publicado 31/12/2017 11:59:42CET

El director general de Salud Pública y Adicciones recomienda la práctica de actividad física y controlar el consumo de alcohol

MURCIA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud recuerda varios consejos para disfrutar de una Navidad saludable y evitar los excesos nutricionales derivadas de comidas familiares y reuniones con amigos.

El director general de Salud Pública y Adicciones, José Carlos Vicente, ha insistido en que "los excesos y los descuidos en la alimentación pueden tener una importante repercusión en la salud, ya que afectan al incremento de los niveles de colesterol, de la tensión y del peso".

Durante estas fechas las comidas suelen ser más elaboradas, con abundantes salsas e ingredientes ricos en grasas. Además, como consecuencia de los encuentros familiares, suele haber una mayor relajación frente al consumo de alcohol y tabaco.

Para evitar terminar el año con saturación de alimentos y bebidas y enfrentarse en enero a dietas que lo compensen, Vicente incidió en la moderación a la hora de comer y beber en estas jornadas.

Por ello ha afirmado que "es fundamental evitar el consumo de alcohol y de otras sustancias, máxime cuando se vaya a conducir, para evitar posibles accidentes al volante".

A lo largo de todo el año es importante "cuidarse para evitar crisis hipertensivas, descompensación en los pacientes diabéticos o diversas patologías digestivas como consecuencia de los excesos alimentarios".

Entre las recomendaciones de la Dirección General figuran no saltarse ninguna comida y evitar el ayuno, así como realizar, como mínimo, 30 minutos de ejercicio físico a diario y controlar el consumo de alcohol.

También se aconseja planificar los menús y la compra para apostar por una dieta rica y variada, calcular la cantidad a cocinar para no acumular sobras y sustituir las salsas industriales por las de elaboración casera, además de evitar los picoteos mientras se está cocinando.

TEMPERATURAS Y ETIQUETADOS

La Dirección General de Salud Pública y Adicciones también aporta una serie de consejos a nivel doméstico para prevenir posibles problemas de carácter alimenticio entre los que se encuentra: lavarse las manos con frecuencia antes de cocinar, y especialmente después de ir al cuarto de baño; mantener separados los alimentos crudos de los cocinados y lavar los vegetales; verificar la temperatura de conservación de los alimentos en casa y en restaurantes, ya que una temperatura mayor puede ocasionar que los gérmenes contaminantes se multipliquen y hagan el producto no apto para el consumo.

Asimismo, advierten de que en los establecimientos, todos los expositores frigoríficos deben tener termómetros a la vista, y se debe verificar que los alimentos refrigerados están entre cero y cinco grados centígrados, y los calientes por encima de los 65 grados. No hay que fiarse de los chollos, las gangas y las ventas callejeras. Los alimentos deben tener sus garantías. Si no se exigen, se convierte en responsable.

Además, los consumidores deben advertir a los responsables de los establecimientos de las anomalías que se detecten. Si no es así, denunciar los hechos a la inspección de Salud Pública para que se adopten las medidas pertinentes.