Condenado a 12 años de cárcel por agredir sexualmente dos veces seguidas a una menor de 11 años

Publicado 25/04/2018 12:08:39CET

MURCIA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección número 2 de la Audiencia Provincial ha condenado a un individuo a 12 años de cárcel por agredir sexualmente dos veces seguidas a una menor de 11 años aprovechando que la víctima estaba sola en casa y tras pedirle entrar con la excusa de cargar el móvil, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos se remontan a las 8.30 horas del 19 de enero de 2015, cuando el individuo, con antecedentes penales no computables a efecto de reincidencia, tocó la puerta del domicilio de la menor, que se encontraba sola en ese momento y, al abrirle la puerta, le pidió que le cargara el teléfono móvil al tiempo que entraba en la casa.

Una vez en el interior del domicilio, el agresor cogió a la menor por el cuello y con ánimo de atentar contra la indemnidad sexual de la misma y la agredió sexualmente. Como quiera que la citada menor intentó huir, el acusado la agarró de la cintura y volvió a agredirla.

Una vez el acusado se vistió y con ánimo de atentar contra la tranquilidad psicológica de la menor, le pidió a ésta su número de teléfono y le dijo: "te estoy vigilando, voy a ir a tu casa cada vez que quiera a las siete de la mañana, te voy a esperar debajo de tu casa".

Sobre las 7.00 horas del día siguiente, el acusado llamó a la menor desde su teléfono móvil y le preguntó dónde estaba, si se encontraban sus padres en casa y le dijo que se dirigía al domicilio. Minutos después, volvió a insistir a la menor con otra llamada en la que le pidió que le abriera la perta.

Acto seguido, el acusado tocó la puerta y la abrió la hermana de la menor. El individuo se encontró entonces con el padre de las menores, que estaba esperándole tras la puerta y que, previamente, habría llamado
a la policía. No obstante, el agresor consiguió huir.

Posteriormente, la Policía entró en el domicilio del acusado y lo encontró en su interior, a oscuras y escondido en el hueco entre una cama y la pared.

En la sentencia, la Sala estima la confesión voluntaria y auto incriminatoria del acusado que se produjo en el mismo acto del juicio oral, a lo que se suma el informe pericial del ADN, en el que se certificó que los restos biológicos encontrados procedían del agresor.

Por todo ello, la Sala estima que se ha practicado prueba de cargo bastante para enervar el derecho de presunción de inocencia que asiste al procesado, procediendo la calificación de los hechos como constitutivos de un delito de agresión sexual.

En este sentido, la Sala condena al individuo como autor criminalmente responsable de un delito de agresión sexual a la pena de doce años de prisión, y la imposición de una medida de libertad vigilada por tiempo de diez años, así como la inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por tiempo superior a cinco años al de la pena de prisión impuesta.

Asimismo, la Sala condenó al acusado a indemnizar a la víctima con 30.000 euros y a afrontar el pago de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular.