Conducir de día, por el carril derecho y utilizar marchas largas es clave para afrontar un viaje seguro con nieve

Nieve, Huerna, temporal, carreteras asturianas, invierno, cadenas, autopista
EUROPA PRESS
Publicado 13/01/2018 16:59:44CET

MURCIA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Si no hay más remedio que emprender un viaje con nieve, es mejor hacerlo de día y circular por el carril derecho, siempre que se utilicen carreteras con varios carriles de circulación. De este modo se deja libre el carril izquierdo, que en estas circunstancias suelen necesitar los servicios de emergencia o los vehículos quitanieves.

También es recomendable reducir la velocidad, usar el alumbrado adecuado, mantener la distancia de seguridad y nunca adelantar a un quitanieves, ya que la probabilidad de quedarse atascado o perder el control es muy alta. Es muy importante, además, llenar el depósito, llevar ropa de abrigo, alimentos, agua, cadenas o neumáticos de invierno, móvil y cargador.

Estos son algunos de los consejos que propone Fundación MAPFRE para afrontar la ola de nevadas en la carretera de los próximos días. Los expertos en prevención y seguridad vial de dicha entidad aconsejan utilizar el kit de la prevención, que no va en el maletero, pero sí en el la cabeza, y que consiste en decidir si es realmente necesario salir de viaje.

Si es imprescindible, entonces se debe planificar bien, consultando las previsiones del tiempo y el tráfico (webs de la DGT, del Servei de Transit en Cataluña y la Dirección de Tráfico en el País Vasco) y llevando alimentos y bebida, así como los medicamentos para los pasajeros que estén enfermos.

Por otro lado, si el viaje es por carretera de debe intentar adelantar o retrasar el desplazamiento para evitar las horas de nieve, sobre todo si va a nevar por la noche, que es siempre más peligroso, y si nieva, el riesgo se multiplica aún más.

El coche debe estar en perfecto estado, comprobando el nivel de anticongelante, funcionamiento de la batería, el dibujo y la presión de los neumáticos y el estado del sistema limpiaparabrisas (nivel del líquido y estado de las escobillas).

La conducción debe ser más prudente que nunca. Se debe conducir con la mayor suavidad posible, utilizando marchas largas, dosificando con mucho tacto el acelerador, evitando los movimientos bruscos del volante y utilizando el freno en línea recta.

Es también muy aconsejable llevar siempre el depósito de combustible lleno. Un coche consume al ralentí alrededor de 1 litro por hora, por lo que un depósito lleno da para muchas horas. Llevar el depósito lleno significa no dejar que baje su nivel de y parar cada dos horas, algo imprescindible para descansar y no conducir fatigado, y aprovechar para rellenarlo.

Los expertos recomiendan no sortear a otros vehículos por el arcén, ya que si este carril está cubierto de nieve no es una zona segura y existe el riesgo de quedarse bloqueado, inhabilitando su uso a vehículos prioritarios o de emergencias.

Si el conductor tiene que detenerse, debe utilizar siempre la señalización de emergencia y los triángulos y hacerlo siempre en el carril derecho y si la parada tiene lugar en una vía con dos carriles de circulación, uno para cada sentido, debe intentar situarse todo lo posible a la derecha con el fin de dejar la zona central libre para vehículos de rescate.

Las cadenas son imprescindibles si hay riesgo de nieve en la calzada y se deben instalar en cuanto comienza a verse nieve en la vía, en un lugar seguro, lejos de la circulación (gasolinera o área de servicio), con ropa reflectante o de alta visibilidad, y muy importante, tras haber leído bien las instrucciones. Una alternativa a las cadenas son los neumáticos de invierno, que proporcionan buen agarre comparable.