El contrabando de tabaco repunta al 9,2%, lo que supone una pérdida fiscal de 828 millones de euros

Tabaco, cajetilla, cigarrillos
PIXABAY
Publicado 16/03/2017 10:02:07CET

MADRID/MURCIA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 5 por ciento del total de cajetillas de tabaco consumidas en la Región de Murcia proceden del contrabando, un porcentaje inferior al del conjunto de España, que se eleva al 9,2 por ciento.

En el conjunto de España, el mercado ilícito de tabaco supone unas pérdidas estimadas para la Agencia Tributaria de 828 millones de euros, según la encuesta de cajetillas vacías de Ipsos correspondiente al segundo semestre de 2016.

Desde su punto álgido en la segunda mitad de 2014, cuando el tabaco ilícito alcanzó el 12,5% del total de cajetillas consumidas, se redujo progresivamente este tipo de contrabando, hasta el 8,2% del primer semestre de 2016. Sin embargo, la industria tabacalera teme que el comercio ilícito de tabaco vuelva a dispararse.

El estudio de Ipsos consiste en recoger cajetillas de la calle, para lo que se divide cada ciudad en cinco zonas, y comprobar las advertencias sanitarias impresas y los sellos fiscales que indican que el tabaco ha atravesado el proceso habitual. Para cada una, se identifica quién es el fabricante, a qué mercado iba dirigida y cuántos cigarrillos contenía.

Posteriormente, tiene lugar un análisis forense que determina si se trata de una cajetilla genuina o falsificada. Del 9,2% de cajetillas que se recogieron sin precinto fiscal, cabe destacar que solo el 0,3% correspondió a paquetes falsificados, es decir, se trata de cajetillas fabricadas por las empresas tabacaleras pero que no pasan los procesos habituales de regulación.

Por fabricante, las mayores cuotas de cajetillas ilícitas las presentó Heintz Van Landewyck (27,3%), seguido de PMI (25,4%), JTI (15%), Imperial Tobacco (8,7%), Karelia Tobacco (7,4%) y BAT (4,8%). Por su parte, el 5% correspondió a fabricante desconocido y el 6,4% a otros fabricantes.

En cuanto a las marcas, el 18,2% de las cajetillas ilícitas recogidas eran de Ducal, el 14,3% Marlboro, el 10,7% Winston, el 8% Chesterfield, el 7,4% American Legend, el 5,9% Fortuna, el 5,9% Austin, el 4% Camel, el 3,2% Elixyr, el 2,8% L&M, el 2,5% Lucky Strike, el 2,2% Numer One y el 14,9% eran de marca desconocida.

Respecto a su procedencia, el estudio revela que el 21,5% del tabaco ilícito que se consumió en España provino de Gibraltar, seguido de los Duty Free (18,5%), Andorra (15,3%), Islas Canarias (6,3%), Ucrania (4,4%), Argelia (2,2%) y Bielorrusia (2,2%); mientras que no se pudo especificar la procedencia del 14,9% del total y el 11% correspondió a otras regiones.

LA FALSIFICACIÓN NO ES EL PROBLEMA

La primera conclusión del estudio es que el comercio ilícito de cajetillas de tabaco no responde a un problema de falsificación, ya que solo el 0,3% del total de paquetes de tabaco consumidos eran falsificaciones, sino de falta de control y responsabilidad por parte de los fabricantes, que no estarían controlando suficientemente sus canales de distribución, sobreabasteciendo mercados próximos al español.

Entre las razones por las que parece haber repuntado el comercio ilícito de cajetillas de tabaco en el segundo semestre de 2016, se identifican dos motivos posibles.

Por un lado, el comercio ilícito puede aumentar debido al aumento de oferta y de demanda. Sin embargo, también puede deberse a que los controles se hayan relajado desde el toque de atención en 2014 y algunos fabricantes hayan aumentado la oferta en mercados más rentables.

UNO DE CADA TRES CIGARRILLOS CONSUMIDOS EN ANDALUCÍA ES ILEGAL

La encuesta también recoge datos por comunidades, donde destaca Andalucía con un 29,9% de tabaco ilícito dentro del total de cajetillas consumidas en la región. Esto supone que uno de cada tres cigarrillos es ilícito.

Por detrás se encuentran Cataluña (7,1%), Madrid (5,7%), Extremadura y Navarra (5,3% cada una), País Vasco (5,1%), Murcia (5%), Galicia (4,5%), Comunidad Valenciana (4%) y La Rioja (3,1%).

Los que presentan proporciones menores son Asturias (1,2%), Castilla y León (1,7%), Aragón y Castilla-La Mancha (2% cada una) y Cantabria (2,6%).

Para el estudio se ha tenido en cuenta el consumo de tabaco en 58 ciudades de la España peninsular y Baleares, con una muestra de 15.000 cajetillas que cubren el 37,1% de la población española. Además, Ipsos destaca que las muestras se tomaron durante el mes de octubre, en una época de estabilidad de precios en la que aún no había tenido lugar la subida de impuestos de diciembre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies