El crecimiento de la industria acerca al 20% el peso del sector en la economía regional

Hernández presenta Agenda para el Impulso Industrial y Tecnológico
COMUNIDAD
Publicado 26/03/2018 12:21:20CET

MURCIA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

La industria regional experimentó un incremento del 4,9 por ciento durante el último año, un crecimiento que acerca al 20 por ciento el peso de este sector en la economía regional.

En concreto, y según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la industria representa ya el 19,8 del Valor Añadido Bruto regional (VAB), un porcentaje superior al 18,1 por ciento que registra de media la industria española y que se aproxima al objetivo del 21 por ciento marcado por el Gobierno regional para el año 2021.

Así lo ha destacado este lunes el consejero de Empleo, Universidades y Empresa, Juan Hernández, durante un encuentro de trabajo con empresarios de San Javier para presentar y analizar las líneas estratégicas de la Agenda para el Impulso Industrial y Tecnológico de la Región.

Según el consejero, el sector industrial "puede y debe jugar un papel clave en la generación de riqueza y empleo, ya que aquellas economías en las que la industria tiene mayor peso son más competitivas, aumentan sus exportaciones, crean más empleo y son más resistentes a los ciclos económicos adversos".

En este sentido, el consejero ha resaltado que el porcentaje del 19,8 por ciento del VAB regional "consolida la progresiva recuperación de este sector tras la crisis económica".

Así, el peso de la industria en el VAB en 2009, en plena crisis económica, registró un mínimo del 16,3 por ciento tras acumular cuatro años de caídas. Desde entonces, ha ido creciendo hasta sumar 3,5 puntos y alcanzar el segundo porcentaje más elevado de este siglo.

En conjunto, la economía regional ha experimentado un progresivo incremento que la sitúa, junto con Madrid, como la comunidad que más ha crecido desde el año 2010. En concreto, la tasa media de crecimiento anual de la Región en los siete últimos años ha sido del 1,5 por ciento, superior al 0,9 por ciento de la media nacional.

Teniendo en cuenta solo el crecimiento del último año, la economía regional se sitúa como la cuarta más dinámica, con un incremento del 3,3 por ciento que la mantiene por encima de la media nacional (3,1 por ciento) y solo por detrás de Aragón (3,6 por ciento), Asturias (3,5 por ciento) y Madrid (3,4 por ciento).

"Si queremos mantener estas perspectivas, y que esta recuperación siga llegando de manera progresiva a todos los ciudadanos de la Región, debemos trabajar en un modelo económico basado en el conocimiento, la investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico, la cooperación entre grandes empresas y pymes y los procesos de transferencia de conocimientos y tecnologías entre el ámbito investigador y académico y el empresarial e industrial", subraya el consejero de Empresa.

Una de las últimas herramientas diseñadas por el Gobierno regional para avanzar en ese modelo es la Agenda para el Impulso Industrial y Tecnológico, una herramienta que cuenta con cinco ejes estratégicos que se desarrollan a través de 20 líneas, que a su vez se dividen en un conjunto estructurado de 70 actuaciones operativas para planificar la política industrial hasta el año 2021.

El plan se marca objetivos como elevar el peso de la industria regional hasta el 21 por ciento del Valor Añadido Bruto (VAB); alcanzar las 2.000 empresas innovadoras desde las 1.284 que hay en la actualidad o llegar a las 7.000 pymes industriales.

Esta estrategia se encuentra en fase de elaboración y diseño y ya se ha presentad a diversas asociaciones sectoriales y empresariales. Una de las últimas aportaciones ha sido desde la Fundación Isaac Peral, una alianza público-privada integrada por pymes tecnológicas y algunas de las grandes empresas de la Región.

Esta entidad celebró la pasada semana tres comités de trabajo en los que se analizaron algunas cuestiones estratégicas para el sector industrial, como el desarrollo de las infraestructuras industriales y la vertebración territorial, las ayudas a inversiones estratégicas y logísticas o el impulso y conservación de áreas industriales, zonas de actividades logísticas y las zonas francas de emprendimiento.