CROEM prevé una moderación suave del ciclo económico a medio plazo

Publicado 10/06/2018 11:29:59CET

MURCIA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (CROEM) prevé una moderación suave del ciclo económico a medio plazo que tiene su base, entre otros factores, en el aumento de los costes energéticos, en la esperada normalización de la política monetaria europea y en una política fiscal menos expansiva.

Asimismo, basa esta previsión en el esclarecimiento de la política comercial de algunos de los principales socios comerciales de la Región (como Reino Unido y Estados Unidos) y en una progresiva corrección de algunos desequilibrios todavía existentes, según refleja el Boletín de Coyuntura Económica relativo al mes de mayo.

Cuando todo apuntaba a que la economía murciana registraría una suave desaceleración por la paulatina desaparición de los vientos de cola externos que la habían impulsado en el pasado reciente, la información correspondiente a los primeros meses de 2018, todavía muy provisional, "adelantaría un ligero repunte para situar el crecimiento del PIB de nuevo en el entorno del 3%, levemente por encima de la media nacional", según CROEM.

De este modo, la patronal murciana destaca que en el primer trimestre del año el PIB regional se habría expandido un 3,0% respecto al mismo periodo de 2017 (o un 0,6% en comparación con el trimestre anterior), frente a +2,9% en el ámbito nacional (+0,7% en términos Este repunte, en parte inesperado, no ha repercutido sin embargo de manera positiva ni en el tejido empresarial ni en la confianza de las empresas.

Esta última, medida por el Índice de Confianza Empresarial del INE, muestra un ligero retroceso (- 1,3% trimestral que contrasta con la leve mejora nacional del +0,4%) pues las favorables expectativas del trimestre entrante no han sido suficientes para contrarrestar el deterioro del balance de situación del trimestre recién cerrado.

Por su parte, el tejido empresarial permanece relativamente estabilizado tras la enorme expansión experimentada entre 2013 y 2016. En todo caso, no se advierten cambios relevantes para las perspectivas existentes a medio plazo, más allá de los derivados de la creciente incertidumbre política nacional que se suma a la ya existente en la comunidad catalana.