Cruz Roja atiende a casi 3.000 'ni-nis' del Programa de Garantía Juvenil en los últimos 3 años en Murcia

Publicado 20/05/2018 9:59:43CET

MURCIA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El programa de Garantía Juvenil, puesto en marcha en enero de 2016 y que está previsto que concluya el 31 octubre de este año, ha permitido que Cruz Roja pueda atender a lo largo de estos últimos tres años, hasta este mes de mayo, a 2.979 jóvenes menores de 30 años sin estudios ni trabajo en la Región de Murcia.

En concreto, el 74 por ciento eran jóvenes menores de 25 años y casi un 55 por ciento de la totalidad (2.979), mujeres. Igualmente, la media de la tasa de inserción laboral de estos jóvenes en Cruz Roja se ha situado en un 46 por ciento aproximadamente de todos los proyectos.

Así se desprende de la evaluación de los resultados en los que trabaja Cruz Roja con motivo de la finalización de este programa, de los que ha dado cuenta a Europa Press la directora del Programa de Empleo de Cruz Roja en Murcia, Encarni Marín. El nuevo concurso saldrá previsiblemente en verano.

Gracias al Programa de Garantía Juvenil, "se ha dado respuesta a los jóvenes que no estudian ni trabajan, una respuesta a un corto plazo de tiempo, de cuatro o cinco meses", ha precisado Marín, quien ha anunciado que el 5 de julio está previsto celebrar un encuentro con una muestra representativa de jóvenes que han participado a lo largo de estos tres años en dicho programa para que comenten su experiencia.

El programa ha estado enfocado a cuatro medidas. La primera de ellas, 'Pulsa Empleo', con la que se ha trabajado la activación, motivación e intermediación laboral de los jóvenes.

De lo que se trata, ha explicado Marín, es de "moverlos en el tejido empresarial y en estos tres años hemos trabajado con 549 jóvenes, el 53 por ciento mujeres, y la tasa media de inserción se ha situado en un 54 por ciento".

Una segunda área es la de aprender trabajando, donde se realiza un itinerario "intensificado" hacia un oficio determinado a 16 jóvenes con una horquilla de tiempo de dedicación individual de 500 a 800 horas. En este apartado se ha trabajado con 51 personas, el 34 por ciento mujeres, y se ha logrado una tasa de inserción del 41 por ciento.

También está destinado al retorno educativo, escuelas de segundas oportunidades. En estos tres años, Cruz Roja ha logrado que 112 jóvenes hayan retornado a los sistemas educativos y módulos de FP y Bachiller. Un total de 602 personas se ha beneficiado del mismo, con una tasa de inserción media del 38 por ciento en estos tres últimos años.

Finalmente, en esta cuarta fase se ha trabajado con 181 jóvenes para que consiguieran oportunidades laborales. La tasa de inserción de este itinerario ha alcanzado el 52 por ciento.

Datos "positivos" según Marín, ya que ha recordado que cuando empezó el Programa de Garantía Juvenil "la tasa de desempleo juvenil estaba alrededor del 60 por ciento y ahora ha descendido bastante".

No obstante, ha advertido que "aún hay muchos jóvenes que necesitan una respuesta y tienen que hacer esa trayectoria laboral de muchos años, tienen que trabajar y realizar sus estudios".

El objetivo, ha comentado, es que "un joven concluya sus estudios, en aquello que quiera estudiar, para que luego tenga una trayectoria laboral de calidad y satisfactoria", ha concluido.

PLAN DE EMPLEO DE CRUZ ROJA

Casi 6.000 personas confiaron en las iniciativas de Cruz Roja para mejorar su empleabilidad y acercarse al mercado de trabajo durante el pasado año. Del total, el 60,73 por ciento fueron mujeres, el 20,29 por ciento menores de 30 años y el 36,71 inmigrantes y solicitantes de asilo.

Además, el 55 por ciento de las personas han visto mejorada su empleabilidad a través de competencias básicas, transversales y técnicas. En concreto, 1.400 adquirieron competencias imprescindibles en el actual mercado de trabajo y 1.071 se capacitaron para un oficio.

Un total de 512 empresas compartieron esta misión de Cruz Roja de mejorar la empleabilidad y el acceso al empleo de las personas más alejadas del mercado de trabajo.

Las mujeres atendidas en proyectos específicos supusieron un 8 por ciento del total de participantes y de ellas, un 5,6 por ciento había sido víctima de violencia de género.

En el mercado de trabajo, 1.293 personas consiguieron su objetivo de acceder a un empleo; el 57,54 por ciento fueron mujeres, el número de contratos superó los 3.200 y 40 personas pusieron en marcha sus iniciativas de autoempleo.

Además, 3.229 personas adquirieron nuevas competencias y capacidades y ampliaron sus posibilidades de conseguir un empleo, a través de un itinerario integrado; y 636 jóvenes recuperaron las ganas de aprender y se formaron bien para un empleo, bien para regresar al sistema educativo.

También Cruz Roja trabaja en la línea de los más jóvenes, debido precisamente a esa elevada tasa de desempleo en este sector. Así, tiene 23 proyectos de segundas oportunidades, según ha comentado Marín, quien ha destacado que 55 jóvenes han aprobado la ESO y ahora están viendo si realizar un módulo de FP o Bachiller.

Igualmente, junto con el SEF se ha colaborado en un proyecto de formación y Cruz Roja se ha desplazado a distintas localidades, consiguiendo formar durante el pasado año a 208 jóvenes cualificados.

Donde Cruz Roja ha puesto especial énfasis ha sido en los mayores de 45 años parados de larga duración, ya que "la crisis les afectó mucho". Según la directora del Plan de Empleo de Cruz Roja, "intentamos ver nuevas líneas de estrategia en los mayores de 45 años, porque tienen una trayectoria muy buena".