Los delitos de usurpación de identidad en Internet y redes sociales se duplican en la Región en sólo 5 años

Estudio, estudiar, estudiante, estudiantes, clase, clases, aula, aulas, alumno
EUROPA PRESS
Publicado 28/01/2018 9:59:46CET

Guardia Civil y Policía Nacional advierten que suplantar la identidad de otra persona en la web "no es una broma" y puede constituir un delito

MURCIA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los casos conocidos relacionados con la usurpación del estado civil y cometidos a través de las nuevas tecnologías en la Región de Murcia han aumentado gradualmente y se han duplicado en apenas cinco años, pasando de 36 casos registrados en 2013 a un total de 72 casos en 2017, según la estadística del Ministerio del Interior a la que ha tenido acceso Europa Press.

En concreto, en 2013 se registraron 36 casos; en 2014 fueron 34; mientras que en 2015 se elevaron a 59; en 2016 a 67 y en 2017 a 72, según la estadística facilitada por la Secretaría de Estado de Seguridad, que incluye hechos contemplados en el Código Penal y cometidos a través de Internet, redes sociales, telefonía, páginas de streaming, blogs y correos electrónicos, entre otras.

En este sentido, tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional han alertado que suplantar la identidad de otra persona en Internet o en una red social es una conducta que "puede tener consecuencias y suponer un delito", al igual que sucede al hacerse pasar por otra persona fuera de la red, aunque el autor, en algún caso, pueda pensar que es sólo una "broma pesada".

Así lo han hecho saber a Europa Press el responsable del Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Guardia Civil de Murcia, Cabo 1º López, y el Inspector Jefe del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional de Murcia, Carlos Walter Karlsson Cánovas.

En este sentido, el Cabo 1º López ha aclarado que hacer un perfil 'fake' o falso en redes sociales no siempre delito de usurpación de estado civil salvo que se haya creado con intención de llevar a cabo actividades de carácter ilegal y/o se realicen actos que tengan consecuencias jurídicas como, por ejemplo, hacer negocios o pedir un préstamo empleando los datos de otra persona, entre otros.

El responsable del EDITE precisa que cada caso debe ser analizado desde un punto de vista técnico o jurídico, ya que se abre un amplio abanico de modalidades delictivas. Por ejemplo, se puede suplantar la identidad de otra persona para llevar a cabo ventas ficticias, así como emplear avatares o nicks de terceros para participar en chats y también se pueden suplantar perfiles de redes sociales. Dependiendo del uso que se haga, el ilícito penal varía. "Se pueden cometer delitos contra la intimidad, descubrimiento y revelación de secretos o contra la propia imagen, entre otros", destaca.

LA GRAN "ECLOSIÓN" EN INTERNET

Una de las "grandes eclosiones" de delitos en Internet son las estafas. Por ejemplo, la Guardia Civil se ha encontrado con ventas en Internet en las que el delincuente simula poner a la venta, por ejemplo, un coche y, para ello, acompaña el anuncio con la foto de un turismo copiada a una tercera persona.

Suelen ser, añade, coches de gama media-alta a precios muy atractivos sobre la que el comprador no tiene que desembolsar dinero hasta que no pruebe el vehículo. Una vez que el posible comprador "muerde el anzuelo", y el delincuente da el visto bueno a la transacción, alega que el turismo se encuentra bloqueado, por ejemplo, en un puerto y que no puede entregarlo hasta que no se abonen una serie de tasas para el embarque.

"En ese momento, la víctima se ve ya conduciendo el vehículo deseado porque le han puesto el caramelo en la boca y abona el dinero exigido, que suele ser una cantidad pequeña en comparación con el beneficio que reporta la compra", destaca el Cabo 1º López. En este caso, el propietario real del vehículo no sufre el delito y lo único que le puede pasar es que contacten con él para exigirle el coche.

INJURIAS, COACCIONES Y ACOSO, LO MÁS USUAL

Walter ha señalado que en el ámbito competencial de la Jefatura Superior de Policía de la Región se denunciaron unos 50 delitos de suplantación de identidad sólo en 2017 que fueron investigados por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

A este respecto, este Inspector de la Policía Nacional precisa que la modalidad más usual es la intención de injuriar, coaccionar o incluso acosar, para lo que puede usarse en el Cyberbullying. Los autores suelen colgar en un foro o chats de contactos sexuales la foto, el nombre y el teléfono de la víctima, que "recibe llamadas de citas durante las 24 horas".

Este delito, según este Inspector de Policía Nacional, suele estar asociado a delitos de revelación de secretos, con la captura de claves y contraseñas de correos electrónicos o redes sociales. Los autores usan las claves para hacerse pasar por las víctimas mandando mensajes injuriosos o amenazantes a sus contactos, "comprometiendo su fama y honor". Asimismo, envían correos a amigos o familiares, comunicando una necesidad urgente de realizar un pago, solicitando dinero.

Otra modalidad usual es usar la usurpación como instrumento para perpetrar delitos de estafa, que es lo que se conoce como 'phising'. En este caso, los autores obtienen claves y contraseñas de la banca o línea de las víctimas, haciéndose pasar por ellas y ordenando transferencias fraudulentas, tal y como advierte Walter.

Para conseguir los datos, por ejemplo, simulan el envío de un correo de tu entidad bancaria y piden a la víctima, con cualquier excusa de seguridad, que haga 'click' en un enlace (link) que le redirecciona a la página web del banco. A este respecto, el Cabo 1º López advierte que ningún banco emplea ese tipo de comunicación, y aconseja que, a la hora de consultar sus cuentas por Internet introduzcan la dirección del banco en la casilla de la 'URL' y se cercioren de que se trata de una dirección segura, precedida por el protocolo 'https'.

EL PERFIL DE LOS DELINCUENTES, VARIADO

Finalmente, el Cabo 1º López ha señalado que no hay un perfil modelo o determinado de este tipo de delincuentes, debido a que todas las generaciones se han incorporado ya a las nuevas tecnologías. "Te encuentras gente mayor, sobre todo en temas económicos, así como menores muy precoces que desde la más tierna infancia que, por ejemplo, cogen la tarjeta de crédito al padre para pagar juegos online".

Walter corrobora que el perfil de estos delincuentes es muy variado. No obstante, precisa que en los casos de intención injuriosa, coaccionadora o acosadora, suelen ser individuos que tienen o han tenido una relación personal, familiar, profesional e incluso escolar. En cambio, en los casos de estafas, suelen ser delincuentes organizados, pertenecientes a grupos de delincuentes internacionales.

Sin embargo, tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional coinciden en que la resolución de estos delitos suele ser de un alto porcentaje, sobre todo "cuando utilizan redes y foros nacionales, o internacionales con convenio", tal y como señala Walter. Cuando las plataformas digitales gestoras son internacionales, reconoce que la dificultad aumenta, ya que en muchos casos se precisa una Comisión Rogatoria Internacional para obtener datos para la investigación.

CONSEJOS PARA PREVENIR ESTOS DELITOS

Por todo ello, el Cabo 1º López advierte que, cuando uno publica sus fotos o datos, "pierde una parte de privacidad y se ponen a disposición de todo el mundo", por lo que insta a ser conscientes de los riesgos que implica. Así, aconseja a los ciudadanos a configurar los criterios de privacidad en las diferentes plataformas.

El inspector de la Policía Nacional Carlos Walter reconoce que, en los casos de intención injuriosa, es muy difícil la prevención, ya que los autores "suelen utilizar las fotos que las víctimas usan de perfil en las distintas redes sociales". Frente a ello, aconseja que el perfil "no sea la foto de su titular".

En los casos de sustracción de claves, Walter aconseja "cambiar estas a menudo y que sean lo más complejas posibles", así como "utilizar medidas de seguridad, como antivirus y cortafuegos homologados.