Desciende el número de perros y gatos que llegaron el pasado año al Centro Municipal de Zoonosis de Murcia

Actualizado 18/08/2009 19:23:38 CET

MURCIA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Centro Municipal de Zoonosis de Murcia acogió durante el pasado año a un total de 4.129 perros y 880 gatos; frente a los 4.283 perros y 1.148 gatos que se acogieron en 2007, por lo que se registró un descenso.

No obstante, la Concejalía de Sanidad reclamó a los murcianos que no abandonen a sus mascotas, ya que en esta época, con motivo de las vacaciones, se incrementa el número de perros que entran en el centro municipal.

Aunque el pasado año llegaron a la perrera municipal menos mascotas que en 2007, el edil Fulgencio Cervantes recordó que tener un animal "es una responsabilidad y no se puede dejar abandonado en la calle porque los dueños no sepan qué hacer con él en vacaciones".

Y es que, precisó, "el 40 por ciento de los propietarios que quieren deshacerse de sus mascotas las abandonan en la calle o en carriles de huerta, mientras que únicamente un 15 por ciento los llevan al Centro Municipal de Zoonosis". Además, Cervantes hizo hincapié en el peligro de abandonar animales en la vía pública, porque pueden producir accidentes de tráfico.

Las personas que abandonan a sus animales de compañía pueden ser sancionados, según la Ley 10/1990 de 27 de agosto, con multas que oscilan entre los 1.502 y los 3.005, ya que es considerada como una falta muy grave, según informó el Consistorio en un comunicado.

Por otro lado, también existe un Centro Municipal de Zoonosis al que se puede acudir gratis para dejar a la mascota. El animal se puede entregar directamente en el centro, situado en el Carril de Torremolina (La Albatalía), o llamar al teléfono '968 297578' para que lo recojan.

De igual modo, el Ayuntamiento cuenta con un programa de adopciones para que los ciudadanos se lleven animales a casa de forma gratuita.

Las mascotas se entregan vacunadas, desparasitadas, con microchip y con un bono para un baño antiparasitario en una peluquería canina. Si la persona que adopta es mayor de 65 años o está jubilado se le entrega comida para dos meses y un bono de atención veterinaria de un año.