Desmantelada una banda juvenil que asaltaba viviendas en Murcia

Una de las vallas por donde entraban a las viviendas
GUARDIA CIVIL
Publicado 21/03/2015 11:14:11CET

MURCIA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación 'DKORA', ha desmantelado una banda juvenil integrada por cuatro personas, tres de ellas menores, dedicada a asaltar viviendas de las pedanías murcianas de Llano de Brujas, El Esparragal y Santa Cruz.

De este modo, la investigación ha permitido esclarecer, hasta el momento, 37 delitos, según han informado fuentes del Instituto Armado en un comunicado.

La Benemérita inició la investigación el pasado mes de octubre con el objetivo de esclarecer varios robos con fuerza y/o escalo cometidos en casas habitadas de las pedanías murcianas de Llano de Brujas, El Esparragal y Santa Cruz, unos hechos que habían originado cierta alarma social entre la población.

Las primeras pesquisas se practicaron en las viviendas objeto de los robos, con la finalidad de recabar todos los indicios posibles sobre su autoría y forma de cometer los robos. Los indicios obtenidos orientaron a los investigadores hasta un grupo de jóvenes, de nacionalidad española y marroquí, que podrían encontrarse tras la autoría de los robos investigados.

ESTUDIABAN LAS RUTINAS DE SUS VÍCTIMAS

La actividad criminal de la banda juvenil iniciaba con el minucioso estudio del inmueble objeto del futuro robo, sus accesos y posibles vías de escape para evitar ser detenidos.

Una vez determinada la viabilidad del robo, por su infraestructura, se estudiaban los horarios, rutinas y desplazamientos de los propietarios de la vivienda, para así poder llevar a cabo su actuación de la forma más segura posible para ellos.

Fijado el horario de actuación, principalmente de día, siempre y cuando los moradores no se encontraran en su vivienda, los integrantes del grupo empleaban tanto la fuerza como el escalo para acceder a su interior, donde sustraían pequeños electrodomésticos, dinero, joyas y otros objetos, y huían con el botín obtenido para, finalmente, gestionar la distribución de los efectos robados en el mercado ilícito.

En algunos casos, el estudio de los horarios y rutinas de sus víctimas no eran acertados, lo cual dio lugar a que en determinadas ocasiones fueron sorprendidos por los propietarios, que lograron frustrar la culminación del hecho delictivo.

Así, la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local de Murcia, culminó la fase de explotación de la operación con la detención in situ de uno de los integrantes del grupo delictivo, cuando se disponía a sustraer diversos efectos de una vivienda.

Poco después, en distintos dispositivos policiales se ha procedido a la detención de los restantes integrantes del grupo criminal, a los que se les atribuye la presunta autoría de delito de robo con fuerza. Durante las detenciones se han recuperado diversos efectos procedentes sustraídos en las viviendas, los cuales han sido devueltos a sus legítimos propietarios.

El minucioso análisis de la información obtenida en el proceso de investigación y los efectos recuperados implica a la banda en 37 hechos delictivos. Los cuatro arrestados -tres de ellos menores de edad-, los efectos recuperados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción y de la Fiscalía de Menores de Murcia.