Desmantelados 18 asentamientos ilegales, con un total de 30 chabolas demolidas, en la diputación lorquina de Ramonete

Actualizado 19/03/2007 14:38:44 CET

MURCIA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Delegación del Gobierno en Murcia y el Ayuntamiento de Lorca realizaron hoy una actuación conjunta contra los asentamientos chabolistas ilegales, radicados en una rambla de la diputación de Ramonete, que se saldó con el desmantelamiento de 18 de ellos, demoliéndose un total de 30 chabolas.

En concreto, el despliegue policial estuvo compuesto por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, pertenecientes a la Jefatura Superior de Murcia y a la Comisaría de Lorca, reforzados por una UIP (Unidad de Intervención Policial) y agentes a caballo, desplazados a la Región a este efecto.

Además, participaron la Policía Local de Lorca y la Guardia Civil, ésta con miembros de la compañía de esa ciudad, pertenecientes a los puestos de Aguilas y Mazarrón, además de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la 5ª Zona de dicho Cuerpo.

En la fase operativa de esta actuación fueron trasladas al centro de dirección, ubicado en el Centro Social de Ramonete, cincuenta personas, todas ellas de nacionalidad marroquí (tres mujeres y el resto hombres), a quienes se está identificando y comprobando su situación en España. La actuación se desarrolló "sin incidentes", confirmaron fuentes de la Delegación del Gobierno.

En total, participaron en el dispositivo cerca de 250 personas, ya que a los agentes policiales hay que añadir toda una serie de efectivos del Ayuntamiento (la citada Protección Civil, Servicios Sociales, Brigada Municipal) y de distintos servicios movilizados, por si fuera necesaria su intervención (vehículos para recogida y mudanzas, grúas, palas, servicios eléctricos), así como la Cruz Roja.

Fuentes de la Delegación del Gobierno indicaron, en una nota de prensa remitida a Europa Press, que esta actuación se preparó "minuciosamente" desde hace tiempo por ambas Administraciones y los distintos estamentos de las mismas que han participado, dada la "complejidad" de la misma y los diferentes aspectos que había que contemplar en la intervención.

Dentro de dicha complejidad, la Delegación del Gobierno apunta, por ejemplo, la dispersión de los asentamientos, lo que hizo que, en la fase de diseño de la actuación, la rambla de Ramonete fuera dividida en tres sectores, en cada uno de los cuales intervino un equipo.

Cada equipo estaba integrado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local, así como efectivos de Protección Civil, además de un secretario judicial, encargado de comunicar la orden de desalojo de las chabolas por las condiciones de insalubridad de éstas.

Además, en torno a la zona de actuación se había establecido un perímetro cuya vigilancia y control estaba a cargo de miembros de la Guardia Civil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies