Detenido un clan familiar con 3 kilos de cocaína, dos de oro y 60.000 euros en Cartagena

 

Detenido un clan familiar con 3 kilos de cocaína, dos de oro y 60.000 euros en Cartagena

Efectos intervenidos en la operación
EUROPA PRESS
Publicado 18/08/2017 12:15:45CET

El comisario asegura que es la mayor operación realizada sobre tráfico de cocaína en la ciudad portuaria

CARTAGENA (MURCIA), 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional de Cartagena ha detenido a cuatro personas de un clan familiar con tres kilos de cocaína, dos de oro y 60.000 euros en efectivo. La operación, que es, según el comisario nacional de Policía, Ignacio del Olmo, la mayor que se ha desarrollado en Cartagena hasta el momento sobre tráfico de cocaína, se llevó a cabo el miércoles por la tarde en la barriada de San Ginés.

Agentes del Grupo de Estupefacientes y efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana registraron la vivienda del clan familiar de 'Los Gasolinas', situada detrás de la gasolinera de la calle Pintor Portela.

Allí procedieron a la detención de la madre y la hija, ya que en el momento del registro no se encontraban en la vivienda ni el padre ni el hijo menor.

Del Olmo ha informado de que finalmente se han realizado cuatro detenciones, todas ellas vinculadas al entorno más cercano de la familia. Entre ellas se encuentra la del hijo menor, ya que, según ha aclarado, era en su dormitorio en el que se encontró la droga, por lo que "tenía pleno conocimiento de su existencia".

En el momento del arresto los detenidos no opusieron resistencia aunque sí se produjeron varios conatos de incidentes en el exterior de la vivienda, donde se congregaron varios ciudadanos. "Se garantizó la seguridad de los que estaban allí, las amenazas que se recibieron fueron consecuencia de la frustración que les produjo ver que la intervención había sido un éxito", ha recalcado.

El comisario también ha destacado que el padre de familia tenía un largo historial de tráfico de estupefacientes. Su última detención tuvo lugar gracias a la colaboración de la policía italiana y de la Guardia Civil; en ella se recuperaron 700 kilos de hachís.

Durante la rueda de prensa en la que se han dado a conocer los detalles de la operación policial, Del Olmo ha explicado que el clan familiar era un distribuidor intermedio de la droga y que de ahí se repartía a los garitos. "Esto era una guarida, un piso seguro. Ellos acantonan la droga, que es de gran pureza y antes de distribuirla la adulteran para conseguir más cantidad y un mayor precio", ha aclarado.

El dinero intervenido se ingresará en una cuenta de consignación judicial para hacer frente a posibles indemnizaciones, la droga se enviará para su análisis al laboratorio y se analizará el origen de las joyas por si alguna procede de robos.

La Policía Nacional continúa con la investigación para averiguar quién es el proveedor de la droga y el destino que ésta pudiera tener en un futuro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies