Detenidos cinco individuos que se hicieron pasar por joyeros y estafaron a proveedores por valor de un millón de euros

Detenidos por estafar a joyeros, por el timo del nazareno, joyas y objetos
POLICÍA NACIONAL
Actualizado 24/02/2017 12:07:27 CET

MURCIA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido en Mula y Bullas a cinco individuos, cuatro de nacionalidad española y uno colombiano, con edades comprendidas entre los 37 y 71 años, acusados de hacerse pasar por joyeros y estafar, mediante el timo del nazareno, joyas y objetos por un valor aproximado de un millón de euros. Son autores de los presuntos delitos de estafa agravada; tenencia ilícita de armas, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

Vinculadas a una joyería en Bullas, los individuos lograron la confianza de sus proveedores y surtirse de gran cantidad de género, realizaron impagos sistemáticos, a la vez que escondieron los productos de joyería en una nave de otra localidad murciana.

Tras tres registros se han recuperado gran cantidad de objetos de valor que están siendo reintegradas a sus legítimos propietarios. Además, se han incautado 20.000 euros en efectivo y varias armas de fuego y gran cantidad de munición hallada durante la intervención policial

A mediados del mes de enero, varias personas pertenecientes al gremio de joyeros, a través de su letrado, se personaron en dependencias de la Policía Nacional manifestando haber sido víctimas de una estafa que seguía todas las pautas y 'modus operandi' del timo del nazareno.

Los dueños de una conocida joyería de la localidad de Bullas, aprovechando la acreditada solvencia en el tiempo de los anteriores propietarios, consiguieron la confianza de los proveedores realizando pequeños pedidos que abonaban sin demora.

A finales de este pasado año, bajo la justificación de afrontar la campaña navideña bien surtidos de productos de joyería, los propietarios realizaron pedidos de mucha mayor cuantía y valía.

A partir de ese momento se produjeron impagos sistemáticos por parte de la joyería a sus proveedores; a lo que siguió la desaparición de las personas que estaban al frente del negocio; y consecuentemente, la desaparición de todo el género de joyería suministrado.

Agentes policiales iniciaron una investigación sobre este establecimiento. Ante el cierre del local y tras realizar las primeras indagaciones se detectó la existencia de un testaferro y de diversas personas interpuestas, así como la creación de sociedades pantalla, para evitar la investigación policial con un resultado infructuoso, ya que los investigadores pudieron identificar a todos los responsables y determinar el lugar donde se encontraba todo el género de joyería escondido.

En la operación se han llevado a cabo tres entradas y registros: en una nave industrial en Mula, en el establecimiento comercial de Bullas y en un registro domiciliario.

Han quedado incautados miles de objetos de decoración, artículos de joyería, dinero en efectivo en torno a los 20.000 euros, documentación variada, dos vehículos de alta gama y un camión basculante. En uno de los registros se encontraron, incluso, armas de fuego y munición que también ha sido requisada: dos pistolas, un bolígrafo pistola, munición de distinto calibre entre los que se encontraban 3.000 cartuchos del calibre doce.

Hasta la fecha, además, hay dos personas más investigadas no detenidas y se ha tomado declaración a dos testigos. Por el momento, hay 23 perjudicados que están aportando justificación documental del perjuicio sufrido.

Se hace una estimación de que el daño total ocasionado es cercano al millón de euros. El principal cabecilla ha sido ingresado en prisión.

La investigación continúa en torno al entramado de empresas creado para la perpetración de este fraude sin descartar nuevas actuaciones policiales para el total esclarecimiento de los hechos.

La Policía Nacional, desde hace años, desarrolla una concreta línea de actuación contra los ilícitos vinculados a la compraventa de metales preciosos pues tradicionalmente representa un entorno vinculado a la receptación. Por ello, se han reforzado los controles en los establecimientos autorizados del sector joyero y de las actividades que giran alrededor de este negocio.

La operación ha sido desarrollada por el Grupo de Delitos Económicos y Blanqueo de Capitales de la Brigada Provincial de Policía Judicial perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Murcia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies