Empleados del hotel aseguran haber visto a la pareja holandesa el día siguiente a su desaparición y muerte

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Empleados del hotel aseguran haber visto a la pareja holandesa el día siguiente a su desaparición y muerte

Publicado 05/10/2016 12:41:47CET

MURCIA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Varios empleados del hotel donde se alojó la pareja holandesa, Ingrid Visser y Lodewijk Severein, cuyos cuerpos se hallaron descuartizados y enterrados en cal viva en un huerto de limoneros de Murcia, los han situado el martes, 14 de mayo de 2013, en las instalaciones del hotel.

Una fecha que llama la atención se si tiene en cuenta que los forenses y las pruebas practicadas hasta el momento sitúan a la pareja el día antes en la casa rural de Molina de Segura, donde acudieron para reunirse con Juan Cuenca. Precisamente, fue el día 13 de mayo cuando murieron asesinados y se da cuenta de su desaparición al no regresar al hotel, lo que obligó a dicho establecimiento a ampliar su reserva, dado que las pertenencias de la pareja se hallaban en la habitación.

Así lo ha manifestado un recepcionista, F.S., que ha recordado que el 13 de mayo, en el momento de la llegada de la pareja al hotel para hacer el check-in, "había jaleo" y, al ser conocidos y huéspedes habituales del establecimiento, "para no hacerles esperar", les facilitó la llave de la habitación asignada y, ya el 14, les vio salir del hotel hacia las 15.10 horas, cuando él se encontraba en recepción.

Otro recepcionista, J.S., también atendió a la pareja el día 13 a su llegada al hotel y ha asegurado que "fue un trámite rápido" y ha recordado que, al día siguiente, recibió una llamada de la encargada de limpieza para preguntarle "si podía limpiar la habitación", ya que la pareja debería haber abandonado el hotel a las 12.00 horas.

Igualmente, ha recordado que al solicitarle la encargada de limpiar la habitación de la pareja, comprobó con un 'chivato' con el que cuenta el hotel en recepción para saber si hay luz en la misma y si hay huéspedes, "pero no es muy fiable", y que este indicó que había un consumo de energía "muy tenue".

Así, al entrar el servicio de limpieza a la habitación, se encontró ropa y un ordenador portátil conectado a la red eléctrica en su interior, pertenencias éstas de la pareja holandesa.

Por su parte, la camarera de piso de la segunda planta del hotel, A.N., ha asegurado que la mañana del 14 de mayo se encontró a Ingrid Visser y Lodewijk Severein en el pasillo de la planta en la que se hospedaban cuando ambos salieron de su habitación y le saludaron. "Me dieron los buenos días y tenían acento extranjero", ha recordado sin el menor atisbo de duda.

Asimismo, se ha mostrado segura de que fuera el 14 ya que, ha explicado, "trabajo en cafetería los lunes y a partir del martes en camarera de pisos", por lo que "tuvo que ser el martes".

Aún así, no ha podido especificar la hora del encuentro y ha aventurado que fue hacia las 10.30 o 10.45 horas, aunque en su declaración inicial dijo que los vio a las 13.45 horas.

Por otro lado, la representante del hotel, M.I.N., ha recordado que la pareja había hecho una reserva vía online para una sola noche en el hotel y que, tras su desaparición, se amplió la reserva hasta cuatro días, ya que "todos los efectos de la pareja estaban en la habitación".

VISSER EMBARAZADA

Por último, la ginecóloga que atendía a Visser en una clínica de fertibilidad murciana, A.M., ha recordado que, según los datos de la clínica, la ex-jugadora de voleibol acudió por primera vez a la clínica el 25 de febrero de 2010, cuando aún era jugadora en activo en Murcia.

Tras un intento que resultó negativo en 2012, en mayo de 2013, Ingrid Visser la telefonea para anunciarle que ha dado positivo. "Le dije que mantuviera la medicación durante dos semanas, hasta que yo pueda ver la evolución del embarazo, y así hacerle una ecografía", ha explicado a los miembros del Jurado Popular.

La medicación "no es cara pero, como se debe mantener hasta la semana 12 de embarazo, termina siendo costosa", ha explicado la doctora, quien ha reconocido que Visser estaba "muy ilusionada" ante la posibilidad de ser madre por lo que, a preguntas de la fiscal, Verónica Celdrán, ha reconocido que le "resultó extraño" que faltara a la cita del día 14 en la clínica.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies