Ensayan con mallas fotoselectivas de sombreo para mejorar los frutos y evitar plagas en el Campo de Cartagena

Mallas fotoselectivas
UPCT
Publicado 12/07/2018 10:42:08CET

MURCIA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El paisaje monocromo de los actuales invernaderos puede dejar paso próximamente a una variedad de colores y materiales para la protección y mejora de los cultivos.

Investigadores de la UPCT y el Imida organizan, en colaboración con el Cabildo de Tenerife, un simposio internacional sobre las nuevas mallas y cubiertas con propiedades fotoselectivas para producciones hortofrutícolas, con las que ya se está ensayando en la Región de Murcia.

Los prototipos de mallas de sombreo y de plásticos coloreados con los que se está experimentando modifican la transmisión, absorción y reflexión de la luz en el invernadero, intensificando la dispersión de la luz y alterando los espectros de luz ultravioleta e infrarroja, entre otros.

Los resultados preliminares de los ensayos que se realiza en el Campo de Cartagena muestran que estas innovaciones ópticas pueden mejorar la calidad nutricional de los frutos, su precocidad y su rendimiento, así como evitar plagas.

"Las particularidades de estos tipos de malla, que mejoran el aprovechamiento de la radiación solar, harían posible la realización de cultivos en los meses de verano en que las producciones de los cultivos en invernadero pierden presencia en el mercado porque las elevadas temperaturas son un factor limitante", explica la investigadora del Imida Josefa López, que pone el pimiento como ejemplo de cultivo que podría beneficiarse de estas innovaciones.

Y es que, "las mallas fotoselectivas, además de resguardar de accidentes climáticos como la ventisca o el pedrisco, pueden proteger el cultivo ante las plagas bloqueando las radiaciones ultravioletas, que son imprescindibles para el desarrollo de insectos y enfermedades como la botritis", explica por su parte el profesor de la UPCT Juan Antonio Fernández, responsable de los grupos de trabajo sobre cultivos protegidos de la Sociedad Internacional de Ciencias Hortícolas (ISHS).

"La mayoría de los procesos fisiológicos del desarrollo de las plantas, insectos y enfermedades dependen de la luz que reciben, con el uso de mallas fotoselectivas se puede seleccionar los componentes de la luz más interesantes para encontrar el efecto fisiológico deseado en el cultivo y proteger a los mismos de la incidencia de plagas y enfermedades", añade el investigador de la Escuela de Agrónomos de la UPCT.

Los investigadores advierten que antes de utilizar estos nuevos materiales "hay que sopesar la incidencia que van a tener en los polinizadores naturales y en insectos útiles en la lucha biológica contra las plagas", señala Fernández, así como que "los procesos fotosintéticos de la planta no se vean afectados severamente", indica por su parte López, que está realizando los ensayos como parte del proyecto FEDER sobre 'Innovación para la productividad mediante protección de cultivos (polímeros plásticos)'.

Estas nuevas técnicas serán la temática central del primer Simposio Internacional sobre Mallas y Cubiertas en cultivos hortofrutícolas, que se celebra entre el 27 y el 31 de enero en Tenerife, bajo los auspicios de la ISHS.

Al evento acudirán expertos mundiales en la materia como ponentes invitados de Italia, Grecia, Holanda, e Israel, además destacados investigadores españoles en las citadas materias.

El comité científico está compuesto por investigadores de 14 países de 34 Centros de investigación y Universidades. Se cuenta con destacadas colaboraciones, como la plataforma AgritechMurcia que agrupa a empresas tecnológicas de la Región de Murcia y está incluida en la Red de Cátedras de la UPCT, y con empresas multinacionales como la israelí Politiv.