La Eurocámara avisa a España de que el soterramiento del AVE en Murcia es "la única opción"

Contador
Inicio de las obras de soterramiento del tren en Murcia
EUROPA PRESS
Publicado 23/11/2017 11:46:30CET

La comisión de Peticiones pide a Fomento una evaluación de impacto ambiental adaptada al nuevo proyecto

BRUSELAS, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha decidido este lunes enviar una carta al Ministerio de Fomento para exigir una nueva evaluación de impacto ambiental del proyecto de llegada del tren de alta velocidad a Murcia y advertirle de que el soterramiento de la llegada del AVE a la ciudad es "la única opción".

Así lo ha anunciado la presidenta de la comisión europarlamentaria, la liberal sueca Cecilia Wikström, tras escuchar la queja expuesta por dos representantes de la Plataforma Pro Soterramiento de las Vías de Murcia ante los eurodiputados.

Wikström, que ha elogiado los esfuerzos y "pasión" de los vecinos por los 30 años de reivindicaciones para el soterramiento del ferrocarril en Murcia, ha informado de que se mantendrá el expediente abierto para vigilar la evolución del caso. También trasladará la información a la comisión de Transportes de la Eurocámara para que haga su propio seguimiento.

La carta que enviará la comisión de Peticiones a las autoridades españolas incidirá en "la falta de una evaluación de impacto actualizada y la necesidad de adaptar la que existe teniendo en cuenta el nuevo proyecto".

"Necesitamos que se cumpla el convenio Aarhus (sobre el derecho a la información medioambiental de los ciudadanos) y un compromiso claro de que este proyecto va a ser un proyecto soterrado. La única opción es el soterramiento y necesitamos que así sea", ha resumido Wikström.

Un funcionario de la Comisión Europea que ha asistido al debate ha aclarado que los servicios comunitarios están en contacto con el Gobierno español por este caso y que precisamente este jueves representantes del Ejecutivo comunitario están en Madrid para abordar la cuestión con las autoridades españolas.

"Si el proyecto de obras cambia, la evaluación de su impacto medioambiental debe cambiar", ha señalado el eurofuncionario, que ha asegurado que van a examinar la nueva queja de los afectados y valorar si debe pedir explicaciones a España.

El portavoz de la asociación murciana pro soterramiento Joaquín Contreras ha pedido a las instituciones europeas seguir adelante con el control del caso, incoar un expediente contra España si es necesario y "mover todos los hilos" para evitar que se repitan incumplimientos como este.

"Sólo cuando Europa ha echado un ojo a nuestra causa, el Estado español ha comenzado a actuar", ha advertido Contreras, quien ha indicado que se han soterrado tramos por un total de "1.100 metros de un total de 7.800 prometidos y para el resto, a día de hoy, no hay proyecto alguno, sólo promesas que incumplir.

También ha intervenido otra afectada, Loreto López Martínez, quien ha criticado el "fraccionamiento" por tramos del proyecto de obra pública y alertado de que se están vulnerando las normas comunitarias en materia medioambiental.

López Martínez ha apuntado, además, a las consecuencias de una vía en superficie que divide la ciudad en dos y que obliga a utilizar pasos a nivel precarios.

En el debate han intervenido eurodiputados españoles de todas las fuerzas y todos han coincidido en la conveniencia de mantener el caso abierto en la comisión de Peticiones para garantizar que España asume el compromiso de soterrar la llegada del AVE a Murcia.

Las eurodiputadas Rosa Estarás (PP) y Pilar Ayala (PSOE) se han referido a una reunión la semana pasada con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su visita al pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), en la que el ministro habría trasladado su compromiso de cumplir con la exigencia del soterramiento.

El Gobierno contempla el soterramiento "sin ninguna duda", aunque la obra exija "accesos provisionales" mientras concluyen las obras, ha defendido la eurodiputada 'popular'. Ayala, por su parte, ha dicho haber visto una "sensibilización" de De la Serna, pero ha abogado por "mantener la presión" para que el compromiso se haga realidad.

Desde Izquierda Unida, Marina Albiol ha pedido "paralizar la obra" hasta que se resuelva el problema y Ángela Vallina ha instado a la Comisión Europea a "empezar a tomar nota" de los incumplimientos por parte de España en materia de control medioambiental de las obras públicas porque, ha advertido, empieza a ser una situación "muy habitual".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies