Fallece un segundo ocupante del coche robado que chocó contra una furgoneta matando a su conductor en Murcia

Publicado 26/12/2017 12:16:06CET

MURCIA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un menor de 15 años de edad, copiloto del coche robado que en la madrugada del pasado domingo provocó un accidente al saltarse un semáforo colisionando con una furgoneta de reparto de pan y matando a su conductor, ha fallecido este lunes en el hospital en el que estaba ingresado, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad y de la Policía Nacional.

Con este nuevo fallecido, de 15 años y nacionalidad marroquí, se eleva a tres el número de muertos en el mencionado accidente, sumándose al conductor de la furgoneta de reparto de pan y al piloto del coche robado, también de 15 años y nacionalidad marroquí, tal y como ha corroborado la Policía Nacional.

El suceso tuvo lugar a las 4.45 horas del pasado domingo. El vehículo robado había sido sustraído horas antes en la pedanía murciana de Sangonera la Verde y sus cuatro ocupantes tenían 15 años de edad, tres de ellos de nacionalidad marroquí y otro español.

A las 4.45 horas, los ocupantes del vehículo robado, al parecer, se asustaron al ver un furgón de la Policía Nacional detrás de ellos cuando circulaban por la avenida Miguel Induráin de Murcia y se saltaron un semáforo en rojo en el cruce de Los Dolores.

La Policía Nacional no estaba persiguiendo el vehículo robado, sino que el encuentro fue fortuito, tal y como han confirmado fuentes de dicho Cuerpo.

En el momento en el que los ocupantes del vehículo robado se saltaron el semáforo en rojo, dos furgonetas de una empresa de reparto de pan atravesaron la intersección, y la primera de ellas fue arrollada.

Como resultado del accidente, fallecieron en el acto el conductor y único ocupante de la furgoneta de reparto de pan, así como el piloto del vehículo robado, mientras que sus tres acompañantes resultaron heridos graves.

Los dos heridos graves que permanecen ingresados en centros hospitalarios han sido entregados a sus familias por el Fiscal, de forma que la Policía Nacional ha levantado la custodia a la que estaban sometidos y ha entregado las diligencias a la autoridad judicial.