El Fiscal pide penas que suman 46 años de prisión para tres acusados de disparar contra otro hombre

Actualizado 17/12/2013 20:59:32 CET

MURCIA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Fiscal pide penas que suman 46 años de cárcel para los tres acusados de disparar con armas de fuego cortas contra otro hombre, al que hirieron con hasta cuatro impactos de bala cuando se encontraba en su casa de Santiago de la Ribera, en el municipio de San Javier.

En concreto, el Fiscal pide penas de 16 años de cárcel para J.C.S y para R.S.H., por considerarlos autores de un delito de asesinato en grado de tentativa, así como de un delito de tenencia ilícita de armas. Para el tercer acusado, R.S.J., solicita la pena de 14 años de cárcel como cooperador necesario del delito de asesinato en grado de tentativa.

En concepto de responsabilidad civil, el Fiscal pide que los acusados indemnicen de forma conjunta y solidaria a la víctima en la cantidad de 14.013 euros por las heridas ocasionadas y en la cantidad de 18.616 euros por las secuelas padecidas.

El juicio ha quedado fijado para el jueves, 12 de septiembre, en la sección 5 de la Audiencia Provincial.

Los hechos se remontan al 25 de marzo de 2008, cuando los tres procesados R.S.H., R.S.J. y J.C.S., en compañía de un menor de edad y el declarado rebelde A.S.H., se dirigieron en dos coches a la casa de la víctima, R.J.C.S., ubicada en Santiago de la Ribera, según se desprende del escrito de calificación provisional del Fiscal al que ha tenido acceso Europa Press.

Una vez en la casa, los acusados R.S.H. y J.C.S., acompañados por A.S.H. llamaron a la puerta y entraron en la misma empujando a su propietario, portando cada uno de ellos un arma de fuego corta.

En concreto, uno de ellos empuñaba una pistola semiautomática marca Beretta de calibre 7,65 milímetros, mientras que se desconocen las características y marcas de las otras dos armas porque no fueron intervenidas.

Según el escrito del Fiscal, realizaron varios disparos con intención de acabar con la vida de R.J.C., cuatro de los cuales impactaron en su cuerpo.

En este sentido, la víctima sufrió una herida por arma de fuego con orificio de entrada en el labio superior con pérdida de la pieza dentaria y sección de la lengua, llegando a extraer de la hipofaringe un cuerpo extraño, aparentemente una bala.

Asimismo, le provocaron una fractura mandibular, una herida superficial de entrada y salida infraclavicular, así como un orificio de entrada sin orificio de salida en el muslo derecho con deformidad del mismo y fractura multifragmentaria del fémur derecho, entre otras lesiones.

La víctima tardó en sanar 248 días, de los cuales 17 estuvo hospitalizado y 231 incapacitado para el desarrollo de sus ocupaciones habituales. Le quedaron como secuelas la pérdida de cinco piezas dentarias, material de osteosíntesis de parte de la mandíbula, limitación de movilidad del miembro inferior derecho y un perjuicio estético "ligero".

Los dos procesados, junto al declarado rebelde, huyeron del lugar en coche, ya que les estaba esperando con el motor arrancado el también procesado R.S.J., quien según el Fiscal "sabía en todo momento que los otros acusados iban armados y estaban atentando contra la vida de la víctima.

El Fiscal puntualiza, asimismo, que los acusados "carecen de licencia o permiso necesario que les habilite para la posesión o el uso de armas de fuego". El juez acordó prisión provisional para cada uno de los tres acusados, pero todos fueron ya puestos en libertad provisional.

Además de las penas de cárcel y por responsabilidad civil, el Fiscal añade que procede imponer a los procesados la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de la víctima, de su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro lugar que frecuente por un tiempo de diez años.