Guardia Civil inspeccionado más de 1.900 establecimientos públicos y precinta 470 máquinas de tabaco en Murcia

Guardia Civil precinta una máquina de tabaco en Murcia
GUARDIA CIVIL
Actualizado 28/12/2010 12:50:56 CET

MURCIA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de la Región de Murcia en el marco de sus competencias como policía administrativa, ha desarrollado la operación denominada 'Celtas Cortos', dirigida al control de la venta de labores del tabaco con recargo, por la que ha inspeccionado más de 1.900 establecimientos públicos y precintado 470 máquinas de tabaco en Murcia.

La investigación se inició hace dos meses cuando tras una primera fase de estudio e investigación se pudo determinar la existencia de diversas situaciones de pseudo-monopolio en la distribución de labores del tabaco con recargo por parte de algunas expendedurías o empresas que combinaban la explotación de máquinas de venta con la distribución del tabaco.

Este hecho se contempla como una infracción grave a la normativa que ampara la regulación del Mercado del Tabaco y que además genera importantes perjuicios económicos a aquellas otras expendedurías que legalmente deberían ser las proveedoras del género.

Una vez detectadas dichas situaciones, la Guardia Civil procedió a la fase de explotación de la operación con la inspección de proveedores y establecimientos de venta con recargo en toda la Región.

Las infracciones más registradas han sido la falta de autorización administrativa para venta de tabaco con recargo y la ubicación de máquinas expendedoras de tabaco en lugares prohibidos.

Así como la falta de mecanismo de activación en máquinas expendedoras, la provisión de labores del tabaco a máquinas expendedoras por establecimientos o empresas no autorizadas y la inexistencia de facturas de venta/compra de labores del tabaco.

Todas estas infracciones han sido cursadas al Comisionado Nacional del Mercado del Tabaco, organismo competente en la materia, que ya ha comenzado a abrir y ejecutar los correspondientes expedientes sancionadores.

Las sanciones correspondientes a estas infracciones van desde los 1.000 euros hasta los 300.000 euros, en función del concepto, gravedad y tipo de establecimiento.

De tal forma, en Murcia se han inspeccionado más de 1.900 establecimientos, se han denunciado más de 2.400 infracciones, precintado 470 máquinas expendedoras de tabaco, y denunciado 848 establecimientos y 62 empresas/expendedurías proveedoras.

Con esta operación se ha conseguido regularizar la actividad de venta de labores del tabaco en la Región y controlar determinadas actividades nocivas como la posibilidad de compra de tabaco por parte de menores y la normalización del mercado de libre competencia de expendedurías respecto de la venta con recargo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies