Una hipotética disolución de la Asamblea permitiría a Pedro Antonio Sánchez revalidar el cargo solo dos años más

 

Una hipotética disolución de la Asamblea permitiría a Pedro Antonio Sánchez revalidar el cargo solo dos años más

Asamblea Regional
WIKIPEDIA
Publicado 25/02/2017 12:29:59CET

Una moción de censura necesita mayoría absoluta para prosperar y la propuesta de presidente sería consensuado entre sus promotores

MURCIA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una hipotética disolución de la Asamblea Regional y la convocatoria de nuevas elecciones permitiría al actual presidente del Gobierno murciano, Pedro Antonio Sánchez, volver a optar al cargo pero solo para una nueva legislatura corta de dos años. Finalizado ese periodo, no podría revalidar el cargo, ya que la Ley del Estatuto del Presidente y del Consejo de Gobierno de la Región limita el mandato del Ejecutivo murciano a dos legislaturas, tras haberse modificado en 2014 por su predecesor, Alberto Garre, y el Grupo Parlamentario Popular. Una iniciativa que, en su día, se aprobó por unanimidad.

Así lo ha hecho saber en declaraciones a Europa Press la representante del Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de la Región y doctora en Ciencias Políticas y Sociología de la UNED, Lola Ferre, al ser preguntada por los pormenores y trámites técnicos que conllevaría este proceso de disolución.

Para el caso de una hipotética disolución de la Asamblea Regional y la convocatoria de nuevas elecciones, la doctora Ferre ha señalado que el procedimiento aparece recogido en el artículo 27.4 del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia. Este artículo permitiría al actual presidente autonómico disolver la Asamblea con anticipación al término natural de la legislatura y convocar elecciones "previa deliberación del Consejo de Gobierno y bajo su exclusiva responsabilidad".

Sin embargo, el Estatuto de Autonomía prevé límites como que el presidente de la Comunidad no puede acordar la disolución de la Asamblea durante el primer período de sesiones de la legislatura, cuando reste menos de un año para su terminación, ni cuando se encuentre en tramitación una moción de censura, entre otras.

En este sentido, Ferre destaca que el actual presidente, Pedro Antonio Sánchez, "podría disolver la Asamblea perfectamente ya que aún faltan 2 años para las elecciones autonómicas", siempre y cuando lo haga antes de que se solicite una hipotética moción de censura.

Los "problemas" añadidos para Sánchez es que el artículo 27.5 del Estatuto de Autonomía establece que la nueva Cámara que resulte de la convocatoria electoral "tendrá un mandato limitado por el término natural de la legislatura originaria", es decir, dos años. Esto supondría que, junto a la limitación de dos legislaturas recogida en la actual Ley del Estatuto del Presidente y del Consejo de Gobierno, "no podría volverse a presentar como candidato a la Presidencia", precisa Ferre.

MOCIÓN DE CENSURA

Por otra parte, una hipotética moción de censura en la Asamblea Regional necesitaría el respaldo de la mayoría absoluta de la cámara para prosperar, tal y como aparece recogido en el Estatuto de Autonomía, y el nuevo presidente tendría que ser consensuado entre los promotores de la misma. El procedimiento, indica Ferre, aparece recogido en el artículo 33.4 de la Ley Orgánica 4/1982, de 9 de junio, de Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia.

En concreto, este artículo dice literalmente que la Asamblea "puede exigir la responsabilidad política del Consejo de Gobierno y de su presidente mediante la adopción, por mayoría absoluta de sus miembros, de una moción de censura".

En este sentido, la doctora Ferre precisa que la moción de censura deberá ser propuesta, al menos, por el 15 por ciento de los diputados y diputadas regionales; deberá incluir un candidato a la Presidencia; y no podría ser votada hasta que transcurran cinco días desde su presentación. No obstante, en los dos primeros días de dicho plazo se pueden presentar mociones alternativas, tal y como recoge el Estatuto de Autonomía.

Igualmente, explica que los promotores de esa moción de censura son los que tienen que buscar los apoyos necesarios para que prospere. Asimismo, el nombre del nuevo presidente debe ser consensuado por los promotores de la moción.

La tradición parlamentaria de la Europa continental tiende a proponer candidatos del grupo más votado al menos. "Por ejemplo, si presentase la moción PSOE, C's y Podemos, el siguiente grupo más votado después del PP es el PSOE, por lo que se sobreentiende que sería su actual portavoz y, si no, quien estimen ellos al ponerse de acuerdo", ha remarcado.

Si la moción de censura prospera, Ferre señala que los trámites son los mismos que si hubieran habido elecciones, es decir, el Gobierno cesante en funciones seguiría hasta la toma de posesión del nuevo presidente.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies