El Hospital Santa Lucía avanza en la mejora de la atención del paciente anciano con fractura de cadera

La Unidad de Geriatría del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena
CEDIDA
Publicado 10/03/2018 11:01:13CET

MURCIA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Geriatría del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena ha participado en el año 2017 en el Registro Nacional de Fracturas de Cadera (RNFC), que pretende conocer el modo de atención a la fractura de cadera en el paciente geriátrico en los distintos hospitales nacionales con el objetivo de mejorar la calidad asistencial.

El Hospital Santa Lucía es el primero a nivel regional que ha participado en esta iniciativa integrada por un grupo de trabajo multidisciplinar de geriatras y traumatólogos fundamentalmente, avalado por 21 sociedades científicas, del que también forman parte otros 50 hospitales de toda España.

Según la responsable de Geriatría, Inés Gil Broceño, "este registro multicéntrico nacional tiene como objetivo recoger las características clínicas, funcionales, asistenciales y epidemiológicas de los pacientes de 75 o más años con fractura de cadera durante la hospitalización y al mes del alta hospitalaria como herramienta de auditoría continua además de medida de buenas prácticas".

Las fracturas de cadera son un problema de salud cuya incidencia aumenta a partir de los 60 años, con un incremento exponencial a partir de dicha edad y, añade la geriatra, "se calcula que por cada cien mil personas, cerca de 100 sufren una fractura de cadera en un año, y si nos referimos a personas mayores de 80 años, casi un 3 por ciento tendrán una".

Gil añade que "la importancia de esta patología viene dada no solo por su elevada frecuencia, sino también por sus consecuencias: por sí sola es capaz de disminuir la esperanza de vida en casi dos años y uno de cada cinco pacientes que la sufre requerirá asistencia socio-sanitaria permanente, lo que da una idea de su alto coste económico y social".

PARTICIPACIÓN MULTIDISCIPLINAR EN LA ATENCIÓN DEL PACIENTE

Gil explica que "en los años 60 y en diferentes puntos de Europa, geriatras y traumatólogos comenzaron a trabajar de forma colaborativa en la atención del adulto mayor con fractura de cadera. Inicialmente se trabajaba de forma conjunta en la fase subaguda y de rehabilitación; de forma paulatina fue aumentando la presencia del geriatra como consultor en la fase aguda, hasta que en los últimos años esta forma de atención se ha generalizado desde el ingreso del paciente y durante toda su estancia hospitalaria, como ocurre en nuestro hospital".

De este modo, se han definido las Unidades de Ortogeriatría como unidades funcionales, con un modo de trabajo establecido y en las que colaboran varios profesionales, especialmente traumatólogos y geriatras, con responsabilidad compartida, proporcionando una mayor eficiencia en el proceso de las fracturas de cadera.

En los últimos años se han publicado numerosos artículos y Guías de Práctica Clínica con recomendaciones que han permitido mejorar la atención de esta patología. Así, los avances en cuanto al tipo de cirugía, tipo de anestesia, cuidado perioperatorio y trabajo en equipo multidisciplinar con equipos de Ortogeriatría para el manejo de los problemas médicos han mejorado mucho los resultados clínicos en las últimas décadas.

Pero el fin de un registro multicéntrico es conocer la realidad de lo que estamos haciendo para compararnos con otros centros y ver la evolución de nuestro propio trabajo, pudiendo establecer así estándares de calidad para mejorar en nuestro quehacer diario.