Los hosteleros de la Región de Murcia ven "poco oportuna" la prohibición de fumar en espacios públicos cerrados

Actualizado 31/12/2009 13:33:13 CET

Hostemur no se opone a la prohibición total, pero pide un margen "razonable" de tiempo para amortizar las obras acometidas

MURCIA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (Hostemur) ha considerado "poco oportuno" un endurecimiento de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias contra el tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro y la publicidad de los productos del tabaco, teniendo en cuenta la actual coyuntura económica, ya que prohibirá fumar en espacios públicos cerrados, locales de ocio y restaurantes a partir de 2010.

Hostemur defendió, en declaraciones a Europa Press, que cualquier restricción brusca de la Ley 28/2005 acarreará a corto plazo pérdidas del volumen de ventas en el conjunto de establecimientos dedicados a la hostelería y el turismo de la Región. Aunque, auguró, esta caída afectaría más a bares y cafeterías que a restaurantes, como ha sucedido en otros países de la Unión Europea.

Según la patronal, la entrada en vigor de la Ley Antitabaco ha significado en la Región de Murcia "un gran avance de los espacios libres de humo en el sector ya que, antes de la ley, el espacio hostelero dedicado a los no fumadores apenas llegaba al 0,5 por ciento". Mientras que, a día de hoy, "este espacio supera el 50 por ciento", cifró.

Por lo que, a juicio de Hostemur, "se trata de una legislación que se adapta mejor a la realidad social y la hostelería que la que actualmente se propone desde el Ministerio de Sanidad".

Actualmente, la Ley se está cumpliendo "satisfactoriamente" en la Región, ya que la Federación no tiene constancia de que se haya producido ningún conflicto grave entre los clientes fumadores y no fumadores.

De igual forma, Hostemur recordó que los establecimientos de más de 100 metros cuadrados que se han adaptado a la actual Ley Antitabaco aún están pagando las reformas, por lo que una revisión a corto plazo de la Ley hará "inútil" la adecuación a una ley vigente desde diciembre de 2005.

Unas remodelaciones que, según cada establecimiento, supusieron un gasto que osciló entre los 3.000 y 9.000 euros en algunos casos y, en otros, supuso un desembolso cercano a los 15.000 euros, lamentó.

Asimismo, Hostemur quiso dejar claro que los empresarios de la hostelería no se oponen a la prohibición total, pero defienden que "el Estado dejara un margen de tiempo razonable para amortizar las obras acometidas".

Además, aclaró que la mayoría de los establecimientos de la Región se han declarado en este período "espacios con humos" se debe a que el cliente así lo ha demandado, ya que, justificó, "mientras el 30 por ciento de la población general es fumadora, cerca del 50 por ciento" de sus clientes los son.

MIL CAJETILLAS

De igual modo, la Federación rechazó que la venta de tabaco suponga "un negocio para el sector hostelero", ya que, según los cálculos de la Federación Española de Hostelería (FEHR) "se tendrían que vender 1.000 cajetillas de tabaco para obtener unos márgenes de beneficios brutos de 150 euros".

La patronal aclaró, tal y como manifestó recientemente la FEHR, que "es falso que en todos los países de la Unión Europea se haya impuesto una prohibición total de fumar en los establecimientos dedicados a la hostelería, ya que solamente en Irlanda existe una prohibición total como la que el Ministerio de Sanidad quiere implantar en España".

Por último, defendió que el mejor modo de hacer desaparecer el hábito del tabaco no es a través de prohibiciones, y desde luego no "criminalizando" al empresario hostelero, sino "con educación y sensibilización".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies