Las incertidumbres políticas, como la crisis catalana, "moderan" el optimismo de los economistas en la Región

Contador
Imagen de la presentación del Barómetro
FIDEDIGNO
Publicado 06/02/2018 14:10:53CET

La economía regional mejora su valoración 1 décima, se consolida en el "aprobado" (5,33 puntos) y reduce la brecha respecto a la nacional

MURCIA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Oficial de Economistas de la Región de Murcia ha presentado este martes su Barómetro número 23, cuyos resultados presentan un panorama de "prudente optimismo" por las incertidumbres políticas derivadas, por ejemplo, de la crisis catalana, según informaron fuentes de Fidedigno en un comunicado.

En concreto, los principales resultados del Barómetro ponen de relieve un leve freno en la senda de mejoría, así como una estabilización en las expectativas a corto plazo. Esta circunstancia puede interpretarse como una posición "conservadora", de "esperar y ver", de los encuestados a la espera del desenlace de los acontecimientos en Cataluña.

En este contexto general, el porcentaje de colegiados/as que consideran que su situación económica personal ha mejorado (29,6%) se reduce 4,9 puntos respecto al anterior barómetro, mientras aumenta el de los que declaran haber empeorado (4,2 puntos).

Respecto al barómetro anterior, la percepción de la situación en la Región evidencia una situación menos favorable. Así, la proporción de los que responden que la situación económica regional es "mejor que un año antes" cae 5,5 puntos, aunque sigue siendo la opción más elegida. La evolución de los últimos dos años sigue siendo positiva a pesar de este leve freno.

La situación actual de la economía regional alcanza una valoración de 5,33 puntos (una décima más que en junio de 2017), situándose por debajo de la relativa a la economía nacional que mantiene su valoración (5,91).

Por su parte, la economía de la Unión Europea continúa siendo el entorno más valorado de los tres con una puntuación de 6,46. De cara al próximo semestre la situación es puntuada con un 5,58 en el caso de la economía regional, con un 5,98 para el ámbito nacional y con 6,59 para la UE.

Nuevas tecnologías de la información y comunicaciones (3,69), Turismo, ocio y hostelería (3,67) y Construcción (3,43) son los sectores que presentan mejores expectativas. Agricultura y ganadería (2,80) pasa a ocupar el último puesto del ranking sectorial, perdiendo 7 posiciones.

La situación económico-financiera actual es valorada con 3,12 para el caso de las empresas y 2,91 para las familias sobre una puntuación máxima de 5. La situación actual de las economías domésticas se sitúa por debajo de la de las empresas, si bien la brecha se reduce, según el Barómetro.

Respecto a la confianza del economista, todos los saldos, tanto el global (+22,5) como los parciales, son positivos, es decir, predominan las respuestas "optimistas" frente a las "pesimistas". La variable con mejor saldo de situación y de expectativas es la facturación (+24,5 y +30,8 respectivamente). Los mayores aumentos respecto a junio de 2017 se obtienen en inversión y empleo. La exportación es la única variable que empeora.

SISTEMA UNIVERSITARIO ESPAÑOL

Respecto al bloque coyuntural, esta edición lo dedica a la situación y reforma de la Universidad. En concreto, se pide la opinión de los colegiados respecto al sistema universitario español y, más concretamente, sobre la situación actual de las universidades de la Región de Murcia en aspectos como la oferta de títulos, la transferencia tecnológica o los planes de estudio.

Igualmente, se ha solicitado la valoración de una serie de factores que podrían estar presentes en la pretendida reforma de la Ley de Universidades de la Región de Murcia, como son la mejora de la empleabilidad de los titulados, el acercamiento al mundo empresarial, el estímulo a la investigación y el desarrollo o el refuerzo de la internacionalización.

En primer lugar, no se obtiene una valoración particularmente positiva del actual sistema universitario español. La empleabilidad de titulados, la transferencia tecnológica y el diseño de los planes de estudio son los factores con una valoración más negativa. En el extremo opuesto, la oferta de títulos es el elemento mejor valorado.

En segundo lugar, la valoración de las universidades de la Región de Murcia es neutra. El conocimiento que las universidades tienen de las necesidades de la sociedad y las empresas es el factor con una valoración más negativa, seguido de la financiación, los resultados y transferencia tecnológica, la gestión eficiente de los recursos y los planes de estudio.

La oferta de títulos, la formación del profesorado, la dotación de infraestructuras y medios materiales y el nivel de formación que obtienen los titulados tienen las valoraciones más elevadas, según el barómetro.

Por último, respecto a los factores a priorizar en la Ley de Universidades de la Región de Murcia, estos deberían incidir en la estabilidad de las fuentes de financiación, los criterios eficientes de gestión, la mejora de la empleabilidad de los titulados, el refuerzo de la internacionalización y el estímulo de la I+D.

En resumen, la mayor parte de los resultados de la encuesta ponen de manifiesto un comportamiento "bastante plano" respecto al semestre pasado. La crisis política en Cataluña y su todavía incierta resolución seguramente hayan condicionado las respuestas del colectivo colegial.

En el barómetro se consolida el proceso de adaptación y rediseño del cuestionario con el que se ha pretendido mejorar y ampliar la información disponible para el seguimiento de la situación económica.