Los investigadores del IEO desconocen todavía el efecto que las escorrentías pueden tener en el Mar Menor

Rio Segura, inundaciones, lluvias, temporal, desbordamientos, riada, rambla
AYUNTAMIENTO CARTAGENA
Publicado 19/12/2016 14:48:56CET

MURCIA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El investigador del Instituto Español de Oceanografía (IEO), Víctor León, ha reconocido que es "complejo" medir la repercusión de las escorrentías de agua provocadas por las últimas lluvias y que desembocan en el Mar Menor. De momento, ha explicado que "no hay datos suficientes" como para evaluar su efecto en la laguna.

"Puede tener efectos negativos o, incluso, positivos; es algo muy complejo", según ha señalado León en declaraciones a Europa Press y al ser preguntado por las grandes avenidas que han desembocado en el Mar Menor a través de las ramblas.

Por un lado, explica que el hecho de que haya entrado tanta agua dulce en la laguna "puede hacer que algunas de las microalgas mueran y se rompa el ciclo". Sin embargo, explica, "a lo mejor todo el aporte de nutrientes puede hacer que vuelvan a proliferar estas microalgas".

"Es decir, pueden pasar las dos cosas, y las dos a la vez", según León, quien sí que admite que, al parecer, el episodio de riadas "es un evento mucho mayor de lo que ha habido en las últimas décadas". No obstante, explica que, "desde luego", se trata de "un proceso natural, porque aquí siempre ha habido lluvias torrenciales y este tipo de aportes".

"De ahí a dar un diagnóstico a una situación extraordinaria como la de ahora es precipitado", indica León, quien ha recordado que la Comunidad está subvencionando varios proyectos para el seguimiento de la laguna, como el que lleva adelante Ángel Pérez Ruzafa sobre la columna de agua y diferentes poblaciones; así como Javier Gilabert, que está haciendo el seguimiento de los microorgansmos.

"Es un seguimiento prácticamente semanal y continuarán con él", según este científico, quien insiste en que, ahora mismo, "no se puede hacer un diagnóstico, porque no se sabe exactamente la carga de nutrientes que llegan las aguas de escorrentía".

"Probablemente durante la riada sí que haya un aporte, pero no sé si es mayor o menor que el que ya tienen las aguas de la laguna", destaca este investigador. No obstante, destaca que hay muchos elementos que pueden afectar como, por ejemplo, "la carga que llevan las aguas de escorrentía de material particulado o lo que lleva disuelto".

Incluso, insiste en que este episodio "puede tener efectos beneficiosos, por provocar un choque osmótico con muchas de las microalgas que hay y hacer que su población baje". A la vez, explica que el aporte "también puede provocar que aparezcan más microalgas a posteriori".

En cuanto a la turbidez del agua, ha reconocido que el sistema ya está de por sí turbio y que esa turbidez va a aumentar con los episodios de lluvia. No obstante, "la cuestión e saber cómo evoluciona el sistema después de todos estos eventos. Eso es lo que no se sabe porque entramos en una situación nueva", aclara.