IU-Verdes insta a continuar la presión y condena actuación "autoritaria y violenta" del delegado

Candi Marín
IU-VERDES - Archivo
Publicado 09/03/2018 15:32:59CET

MURCIA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La dirección regional de IU-Verdes ha valorado, a través de su coordinadora regional Candi Marín, de "éxito sin precedentes" la huelga feminista del 8 de marzo en la Región, aunque insta a continuar la presión, condenado la actuación "autoritaria y violenta" del delegado del Gobierno, Franciso Bernabé, "empeñado en la represión como única forma de afrontar los retos de la movilización ciudadana".

"Todos los que han pretendido quitar importancia a la convocatoria, minusvalorarla, o encauzarla institucionalmente se han visto totalmente desbordados y superados por una marea morada y su reivindicación de movilización contra el sistema patriarcal y sus consecuencias", ha afirmado la coordinadora de IU-Verdes.

Desde IU-Verdes, felicitan a las miles de mujeres y a los colectivos feministas que se movilizaron en todas las localidades de la Región "sumando su grito y esfuerzo a la lucha feminista y por tanto al cambio radical que nuestra sociedad necesita".

Al mismo tiempo que anima "a mujeres y hombres a continuar por la senda iniciada hasta conseguir los cambios sociales necesarios. Hoy la lucha continua, si bien, conscientes de que desde ayer ya nada será igual".

Para la formación de izquierda, "es el momento de mantener en el tiempo la presión ciudadana movilizada hasta conseguir que se elimine la precariedad laboral que en un modelo productivo como el murciano, con amplia influencia del sector servicios y del turismo provoca".

A su parecer, "no es casualidad que más del 60 por ciento de las personas desempleadas de esta Región sean mujeres y por tanto sobre ellas recaen los salarios menores y las pensiones más pequeñas".

Desde IU-Verdes se exige al Gobierno que, si realmente quiere contribuir al cambio de la situación social y laboral de las mujeres, "revierta las políticas de recortes en sanidad, educación, dependencia y servicios sociales, ya que la división social del trabajo que el capitalismo y el patriarcado imponen, hacen recaer estas funciones mayoritariamente sobre las mujeres, tanto en el ámbito privado como precarizando las condiciones de trabajo en el ámbito laboral".

Así como la inversión en programas educativos "que hagan realidad el concepto de tareas compartidas en igualdad y prevengan la violencia machista que asesina a las mujeres. Es intolerable la no reversión de los recortes presupuestarios aplicados a los CAVI cuando vivimos en una región puntera en España en denuncias por violencia de género" y recuerda la importancia de un verdadero "Pacto de Estado Regional contra la Violencia Machista" dotado "con el presupuesto necesario para implementar de forma efectiva las medidas que contempla".