El joven acusado de degollar a una anciana en Alhama asegura que la noche del crimen estaba en casa

 

El joven acusado de degollar a una anciana en Alhama asegura que la noche del crimen estaba en casa

El joven acusado de degollar a una anciana en Alhama durante el juicio
EUROPA PRESS
Publicado 11/05/2017 16:37:27CET

Incide en que no tenía antecedentes, que se hacía llamar 'El Príncipe de los ladrones' por "vacilar" y que nunca ha robado en casa habitada

MURCIA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El joven acusado de degollar a una anciana de 83 años, con problemas de movilidad, en 2014 en su domicilio en Alhama de Murcia, ha asegurado este jueves, en la primera sesión del juicio, con Jurado Popular, que la noche del crimen no salió, y se quedó en la casa de su amigo, el también acusado Juan Jesús M.N., --en la que se encontraba unos días tras pelearse con sus padres--, jugando a la Play con amigos, escribiendo por WashApp, y viendo una película.

En su declaración, y a preguntas de la abogada de la acusación particular, Remedios Martínez, ha manifestado que se hacía llamar 'El Príncipe de los ladrones' para "vacilar" y que todas las conversaciones telefónicas con sus amigos eran "fantasmadas; iba muy fumado", de hecho "creo que con los colegas nunca hablo en serio".

Por entonces, ha comentado, "decía muchas tonterías; no hay uniforme, ni banda ni grupo, ni na", ha respondido al ser preguntado por su "Equipo de confianza" por "La Banda de los Pitufos", un grupo de menores que supuestamente trabaja para él, su grupo de amigos, a los que conocían como 'Los Cayetanos' o por conversaciones donde hablaban de cometer un robo "de modo fantasma o agresivo".

El acusado de 22 años actualmente, que en varias ocasiones se ha enzarzado con el Fiscal al que le ha señalado "no me intente liar", ha reconocido que su 'hobby' son las navajas y que siempre llevaba una encima "por si se cruzaba con gente chunga" después de que a los 17 años le apuñalaran. Ha explicado que mandó una carta amenazando al otro acusado, Juan Jesús, "al que consideraba como un hermano" por "las barbaridades que decían de mi él y su padre".

Además ha insistido en que no tenía antecedentes, que nunca ha robado en casa habitada y que no conocía a la víctima; así como que por aquella época fumaba mucha 'marihuana' y no trabajaba. También ha reconocido que se había peleado con sus padres adoptivos, a los que robó joyas por las que percibió unos 3.000 euros.

De hecho, ha señalado que creía que le detenían por eso, adelantando, en este sentido, que se resistió porque los agentes "me agredieron y coaccionaron"; así como que ha tenido hasta 30 peleas en la cárcel, "la mayoría por insultos debido a la causa", que, contiene, según su abogada, María Pérez, muchos "errores" policiales, pues "Mario es inocente".

La letrada, que ha destacado la situación familiar, psicológica y psiquiátrica del joven desde los seis años; tratamientos que abandonó entre 2013 y 2014, ha resaltado que a su defendido "le gusta fardar, ha cometido pequeños hurtos, pero no robos". Sostiene que es un ladrón "pero no un asesino" y que no hay "ninguna" prueba de culpabilidad contra Mario.

En la misma línea se ha mostrado la abogada del otro acusado, Juan Jesús, que se encuentra en libertad, quien ha indicado que ninguno de los dos son los autores del crimen y que las únicas pruebas por las que se acusa a su defendido son unas declaraciones "absurdas" del propio acusado, que, en un principio, y "porque le hacen creer que va a ingresar en prisión de por vida", acusa a Mario del asesinato.

Pero, ha hecho hincapié, "dice cosas que no cuadran en el relato como que a la víctima le quitaron unos pendientes, y que le dieron un 'pinchazo' en el culo", cuando "solo se habla de tres anillos y los cortes son en el cuello".

Sobre la declaración del menor que les acompañaba supuestamente en la noche del crimen, de diez años entonces, las letradas destacan que el niño "tiene grandes problemas de conducta, había denunciado a su madre por maltrato, se había tirado por un balcón, era drogadicto a los nueve años y se había cortado las venas" y sus declaraciones "están llenas de incongruencias".

En su alegato, el Ministerio Fiscal, que ha pedido penas que suman más de 20 años de cárcel para este Mario y considera a su amigo coautor del delito de robo con violencia al apropiarse de tres anillos de la víctima, ha sostenido que el principal acusado, aún en prisión, era el que estudiaba a las personas a las que atacaba, que no era la primera vez que asaltaba una vivienda y que es un joven con problemas mentales "pero que sabe y es consciente de lo que hace" y que el hachís "no te lleva a dejar de saber lo que haces".

Por su parte, la abogada de la familia ha solicitado penas que suman más de 25 años para ambos acusados por asesinato "con alevosía y enseñamiento" y robo con violencia en casa propia, porque "esa noche golpearon y degollaron, hasta tres veces, a una mujer de 83 años, indefensa".

En este sentido, ha incidido en que Mario no hacía nada solo y que Juan Jesús estuvo en prisión "pero salió porque no había riesgo de fuga y pagó una indemnización", resaltando que son dos personas "sin escrúpulos" y que después de los hechos, el segundo fue a comprar dulces; "hay que tener estómago".

El juicio seguirá este viernes, 12 de mayo, a las 10.30 horas, con la declaración del principal acusado, que deberá contestar a las preguntas de su abogada, María Pérez.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies