Juzgan este miércoles a los acusados de pegar a un marroquí, a quien clavaron un destornillador en la cabeza

Actualizado 03/07/2012 19:53:50 CET

El Ministerio Fiscal pide nueve años de cárcel para cada uno de los acusados por un delito de homicidio en grado de tentativa

MURCIA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La sección número 2 de la Audiencia Provincial de Murcia celebra este miércoles, a las 9.30 horas, un juicio contra cuatro hombres acusados de propinar una paliza a un marroquí y dejarle gravemente herido tras clavarle un destornillador en la cabeza.

Los hechos se remontan a febrero de 2009 cuando los acusados, A.L.G., mayor de edad y sin antecedentes penales; J.L.G., mayor de edad con antecedentes; S.P.G., y A.S.A., también mayores de edad y sin antecedentes penales, se dirigieron en un vehículo a una avenida de Archena (Murcia), y bajándose del vehículo se dirigieron a H.K., a quien golpearon con patadas y puñetazos.

Según el escrito del Ministerio Fiscal recogido por Europa Press, uno de los acusados, A.L.G., empleó un destornillador de grandes dimensiones que clavó a la víctima en la cabeza, al tiempo que continuaban golpeándole y diciéndole "Muere moro de mierda" o "Muere, muere".

A continuación los acusados se marcharon en el vehículo, dejando en el lugar a la víctima gravemente herido y arrojando a un contenedor de vidrio cercano el destornillador empleado, que fue recuperado por agentes de la Policía Local momentos después.

A consecuencia de la agresión, H.K., sufrió lesiones en la cabeza, rostro, boca y antepie, así como secuelas consistentes en un trastorno neurótico por estrés postraumático, pérdida de un diente y perjuicio estético ligero por una cicatriz en región temporal izquierda de un centímetro.

El Ministerio Fiscal, que considera los hechos constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa con el agravante de abuso de superioridad y motivos racistas, propone imponer a cada acusado la pena de prisión de nueve años e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

Asimismo, solicita la prohibición de acercamiento a una distancia inferior a 200 metros a H.K. en cualquier lugar en que se encuentre, a su domicilio y lugar de trabajo y de comunicación por cualquier medio con el mismo por tiempo de nueve años.