Los médicos de familia ofrecen terapias para dejar de fumar a más de 4.000 pacientes de la Región

Juan De Dios González
SMUMFYC
Actualizado 30/05/2011 12:35:36 CET

Smumfyc propone a los pacientes murcianos que piden desengancharse llevar a mano una botella de agua como alternativa al cigarro

MURCIA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Murciana de Medicina de Familia y Comunitaria (Smumfyc), que representa a más de 600 profesionales de Atención Primaria de la Región de Murcia, ha ofrecido a más de 4.000 pacientes murcianos la posibilidad de acceder a terapias para dejar de fumar con motivo de la XII Semana Sin Humo, que se viene celebrando desde el 23 de mayo y concluye mañana.

El objetivo de esta campaña organizada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) en toda España es informar a los fumadores de los beneficios que tiene para la salud el abandono del tabaco y ofrecer tratamientos de deshabituación en todos los centros de salud, según informaron fuentes de Smumfyc en un comunicado.

El presidente de Smumfyc, Juan de Dios González, recuerda que la movilización de los profesionales de Atención Primaria es determinante para rebajar el "altísimo número de adicciones" en la Región, por lo que durante esta Semana Sin Humo se ha motivado a los médicos de familia de los 45 municipios para que inicien entre 5 y 10 tratamientos de deshabituación.

Los médicos de familia brindan consejos antitabaco a todos los fumadores que acuden a las consultas y a aquellos que piden ayuda se les ofrece participar en terapias. "Los médicos aconsejamos al paciente que quiere dejar de fumar que se marque una fecha, un día D a partir del cual deje por completo el tabaco, pero les advertimos de que las primeras semanas van a ser las más duras", recalca González.

Cuando experimente la necesidad de fumar, los facultativos murcianos recomiendan cambiar de actividad y recordar la razón que le llevó a dar ese paso.

De hecho, González precisa que, cuando vienen las ganas de fumar, una alternativa al tabaco para esos momentos "puede ser, por ejemplo, llevar y beber una botellita de agua" aunque, en general, añade que "se deben evitar situaciones de riesgo que pongan al exfumador en contacto con el tabaco o con fumadores".

En ese sentido, lo aconsejable es que el exfumador "organice su vida modificando aquellas partes de su rutina que suponen un riesgo", insiste González Caballero, que recuerda que las consultas de los médicos de familia "siempre están abiertas para abandonar un hábito pernicioso que mata a siete personas diarias en todo el mundo y que está asociado a la enfermedad cardiovascular, al cáncer y a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica".