El Muram de Cartagena amplía la exposición fotográfica 'Estudio Martínez Blaya' hasta marzo

El Muram de Cartagena amplía la exposición fotográfica 'Estudio Martínez Blaya'
CARM
Publicado 28/01/2017 13:00:08CET

MURCIA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena (Muram), amplía hasta el próximo 5 de marzo la exposición 'Estudio Martínez Blaya. Tres generaciones de fotógrafos', organizada por la Consejería de Cultura y Portavocía y que ya ha recibido la visita de más de 2.500 personas.

La muestra, que tenía previsto cerrar sus puertas este fin de semana, invita al visitante, según explicó la directora general de Bienes Culturales, María Comas, "a realizar un recorrido por más de 80 años de la sociedad cartagenera a través de 120 fotografías del conocido estudio; unas imágenes que forman parte del extenso legado de Martínez Blaya, cedido en 2002 al Archivo General de la Región e integrado por unas 40.000 piezas".

El estudio Martínez Blaya ha mantenido abiertas sus puertas desde los años 30 del pasado siglo hasta la actualidad gracias a tres generaciones de fotógrafos, "testigos de la historia y el desarrollo de la ciudad, desde las ya clásicas fotos de bodas, bautizos y comuniones, imprescindibles en todos los hogares de la época, hasta la fotografía documental o los retratos de las artistas de variedades del teatro argentino a su paso por Cartagena y que se exhiben en el Muram", añadió Comas.

TRES GENERACIONES

Juan Martínez Blaya (1890-1975) y Antonio López Pérez (1904-1982) coincidieron trabajando en la galería de Casaú Abellán, fotógrafo trascendental en Cartagena. En 1932 fue cuando abrieron su propio estudio, creando una forma de retratar muy personal, centrada sobre todo en el documento social, en las bodas, bautizos, comuniones y en el retrato individual o familiar.

La segunda generación del estudio Martínez Blaya la formaron en los años 40 los hijos de López Pérez, Antonio López Ruiz (1931-2002) y José López Ruiz (1932), quienes, además de renovar su labor de retratistas, sumaron a su trabajo la documentación de acontecimientos sociales e industriales con grandes encargos como el realizado por la refinería de Escombreras.

Los fotógrafos encontraron su relevo en sus respectivos hijos, José López Sarget (1970) y Antonio López Mateo (1959). Siguiendo con el retrato y la fotografía documental, fueron más allá del encargo para introducirse en el mundo artístico, en el uso de la fotografía como un lenguaje creativo con el que experimentar.

Además de los miembros de la familia, también fueron muchos los profesionales que se formaron y desarrollaron su trabajo en el estudio y que son parte de su evolución. Los trabajos de algunos de ellos también forman parte de la exposición que se puede visitar de martes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 19.00 horas; el sábado, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas, y los domingos, de 11.00 a 14.00 horas.

Respecto a la programación del Muram, la directora general de Bienes Culturales destacó "la firme apuesta realizada desde este espacio por la fotografía como lenguaje artístico y por el patrimonio documental como elemento imprescindible para mantener viva nuestra historia; una línea de trabajo que también se evidencia con otras exposiciones como la que se ha inaugurado esta misma semana, 'Calle del Ángel', de Juan Manuel Díaz Burgos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies