El Museo de la Ciudad de Murcia recupera una talla de Santa Teresa de Jesús que podría ser del escultor Roque López

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

La imagen será mostrada hasta el día 30 de octubre

El Museo de la Ciudad de Murcia recupera una talla de Santa Teresa de Jesús que podría ser del escultor Roque López

El concejal Jesús Pacheco observa la imagen
AYUNTAMIENTO DE MURCIA
Publicado 11/10/2016 15:43:45CET

MURCIA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Museo de la Ciudad, dependiente de la Concejalía de Empleo, Turismo y Cultura del Ayuntamiento de Murcia, ha finalizado la restauración de una talla de Santa Teresa de Jesús, perteneciente a la escuela de Salzillo.

Esta imagen de la transverberación de Santa Teresa, una talla anónima del siglo XVIII, podría ser atribuida a Roque López, según expertos consultados. Está realizada en madera tallada policromada y sus dimensiones son de 86 por 63 por 29 centímetros, según informaron fuentes municipales en un comunicado.

El Ayuntamiento de Murcia, a través del Museo de la Ciudad, ha financiado esta restauración, con un presupuesto de 3.600 euros, que ha sido realizada por Fuensanta López Rosagro, experta en trabajos de restauración de obras de arte y que trabaja actualmente en el Centro de Restauración de la Comunidad Autónoma.

La talla, que se mostrará en el Museo de la Ciudad hasta el día 30 de octubre, volverá posteriormente al Convento de Carmelitas Descalzas de Algezares, propietaria de la misma.

Cabe recordar que el Museo de la Ciudad forma parte de la actividad cultural programada para el Festival Internacional Murcia Tres Culturas desde hace 16 años. Entre otras actividades, todos los años produce una exposición cuya temática está relacionada con el legado que la existencia de las Tres Cultura ha dejado en Murcia.

En ocasiones se ha expuesto patrimonio documental de la ciudad de época medieval, en otras se ha trabajado con el patrimonio arqueológico y finalmente, algunas exposiciones se ha centrado en personajes claves en alguna de la Tres Culturas.

El Museo de la Ciudad eligió el pasado año a Santa Teresa de Jesús como motivo de la exposición de Festival de la Tres Culturas en un doble homenaje por el V centenario de su nacimiento y por ser personaje esencial en el mundo cristiano con connotaciones de mixtura entre culturas, debido a sus antecedentes judíos.

Así, en la muestra se decidió ofrecer al público una visión de la orden monástica de la Carmelitas Descalzas de Algezares, retratando la vida dentro del convento y añadiendo a la exposición de las fotografía alguna pieza alusiva a Santa Teresa de Jesús.

Una vez expuesto el proyecto a representantes del Convento de Carmelitas Descalzas de Algezares, se acordó que prestarían varios objetos y útiles de la vida cotidiana del convento, dos ediciones de los siglos XVII y XVIII de las obras completas de Santa Teresa y un libro de cuentas del convento del siglo XIX.

Junto con todo ello el convento contaba con esta imagen de la transverberación de Santa Teresa, que estaba bastante deteriorada por lo que se acordó que el Museo de la Ciudad financiaría dicha restauración.

HISTORIA DE LA TALLA

La primera referencia fotográfica sobre esta pequeña escultura pertenece a la colección de MUBAM, procedente del inventario y catálogo que la Junta Delegada de Incautación de Murcia encargó en 1937.

En el año 1936 el Ayuntamiento de Murcia con su alcalde, Fernando Piñuela a la cabeza, creó nada más iniciarse la Guerra Civil una Comisión Municipal de Incautación Artística para proteger el patrimonio mueble e inmueble que tuviese un valor reseñable y nombró como director al pintor Luis Garay. Este artista murciano recibe además el encargo de crear un Museo Municipal como aspiración de la corporación.

Las obras incautadas se trasladaron y protegieron en principio en el Museo de Bellas Artes pero pronto se vio la necesidad de custodiarlas de mejor forma y fueron trasladadas a la Catedral. Las piezas más importantes se custodiaron en la sacristía, bajo la torre como lugar más protegido del edificio y el resto por las capillas. En este proceso también colaboraron como técnicos, el escultor Clemente Cantos, y Pedro Sánchez Picazo.

Pronto se vio la necesidad de completar las fichas de catálogo con una imagen de la obra incautada, indicando su estado de conservación su procedencia y los datos técnicos de la obra. Todos esos registros y expedientes se conservan en el Archivo General.

Al terminar la Guerra esta comisión aporta toda la documentación al recién creado Servicio de Recuperación y Defensa del Patrimonio Artístico Nacional de Murcia, que comenzó de inmediato el proceso de devolución de las obras.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies