El patrimonio cultural de Lorca estará completamente recuperado antes de que finalice 2016

Arroyo y Jódar visitando la Iglesia de San Diego
CARM
Actualizado 22/09/2015 13:08:39 CET

La consejera de Cultura y Portavocía y el alcalde de Lorca visitan el Museo Arqueológico y la Iglesia de San Diego

MURCIA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El patrimonio cultural de la ciudad de Lorca estará completamente recuperado antes de que finalice 2016. Actualmente, ya se han realizado alrededor del 80 por ciento de las actuaciones previstas en el Plan Director para la Recuperación del Patrimonio Cultural de Lorca, puesto en marcha por el Gobierno de la Región de Murcia a través de la Consejería de Cultura y Portavocía, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Lorca. Se trata de proyecto para la recuperación total del Conjunto Histórico-Artístico de la ciudad tras los seísmos de mayo de 2011.

La consejera de Cultura y Portavocía, Noelia Arroyo, ha visitado este martes Lorca, junto al alcalde, Francisco Jódar, y ha destacado el "profundo cambio que ha experimentado la ciudad", por lo que, según ha afirmado, "a finales de 2016, podremos ver ya el resultado del intenso trabajo de recuperación del patrimonio cultural, tanto religioso como civil, algo que ha sido posible gracias a la coordinación entre las administraciones y, por supuesto, a la colaboración de la ciudadanía".

Arroyo ha recordado que "durante estos años se han recuperado también para el tejido urbano zonas que previamente estaban depauperadas, ya que nuestra obligación es que Lorca luzca aún mejor de lo que estaba en mayo de 2011, en respuesta a la entereza y capacidad de superación demostrada por los lorquinos".

Un total de 56 edificios están incluidos en el plan director y ya se ha ejecutado el 80 por ciento de las obras previstas, un porcentaje que asciende hasta el 95 por ciento en el caso de los inmuebles declarados Bien de Interés Cultural (BIC). Asimismo, el presupuesto del plan director con fondos del Banco Europeo de Inversiones asciende a más de 23.740.000 euros y la inversión que ya se ha hecho efectiva supera los 18.780.000 euros.

Entre las obras finalizadas destaca la recuperación de la Iglesia de Santiago, el Palacio Huerto Ruano, el Convento de San Francisco -museo del Paso Azul- y la Iglesia de Santo Domingo y la Capilla del Rosario -Paso Blanco-.

Del mismo modo, entre las que están ahora mismo en ejecución figuran la Colegiata de San Patricio, la Iglesia de San José, la Iglesia de La Asunción, La Casa de los Aragón, el Colegio San Francisco, el Museo Arqueológico y la Iglesia de San Diego. Estos dos últimos espacios fueron visitados esta mañana por la consejera de Cultura.

Noelia Arroyo ha recordado que "la eficaz gestión realizada tras los terremotos de 2011 está considerada como un ejemplo de buenas prácticas".

La Consejería de Cultura participará la próxima semana en las jornadas 'Emergencias y Gestión de Riesgos en el Patrimonio Cultural', que se celebrarán en Madrid para exponer las actuaciones realizadas tras unos seísmos que "causaron el mayor desastre patrimonial en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y que, sin embargo, están permitiendo una recuperación mayor que la que se registra en otras ciudades europeas que sufrieron desastres naturales anteriormente", ha explicado la consejera.

SUBVENCIÓN PARA EL ANTIGUO ARCHIVO

Dentro del Plan Director para la Recuperación del Patrimonio Cultural de Lorca, el Gobierno regional tiene previsto destinar una nueva subvención para la próxima recuperación del edificio del Antiguo Archivo Municipal de Lorca.

Las actuaciones consistirán en reparar fisuras en la estructura de madera y piedra, comprobar la cubierta, solucionar las humedades, así como actuaciones de revestimiento, alicatados y pavimentos.

También la rehabilitación de la Iglesia de Santa María y su entorno se iniciará en el primer trimestre de 2016. Será el Ministerio de Fomento el que aporte los 1,37 millones de euros para la recuperación del templo construido entre los siglos XVI y XVIII y que está vinculado al estilo gótico catalán.

Una vez restaurada la iglesia, en la que aún se conservan los pilares de la bóveda de crucería del altar mayor y algunos arcos, el espacio desacralizado se reconvertirá en un espacio cultural que servirá como sala de exposiciones, aunque también tendrá usos puntuales de carácter religioso, sobre todo coincidiendo con la Semana Santa.