El programa 'Incorpora' de Obra Social 'la Caixa' sobrepasa las 2.500 integraciones laborales en su décimo aniversario

  Jaume Farré, Primero Por La Derecha, Junto A Juan Hernández
EUROPA PRESS
Actualizado 19/05/2017 18:35:03 CET

La Comunidad ayudará con 7.500 euros a las empresas que contraten a personas desempleadas en riesgo de exclusión

MURCIA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

'Incorpora', el programa de inserción laboral de la Obra Social 'la Caixa', ha facilitado 2.537 puestos de trabajo a personas en situación o riesgo de exclusión social en Murcia en los primeros diez años de trayectoria del proyecto. Sólo en el año 2016, logró que 520 personas pudieran encontrar un empleo gracias a la colaboración de diez entidades sociales.

 

Así lo ha hecho saber el director Departamento Integración sociolaboral de la Fundación Bancaria 'la Caixa', Jaume Farré, acompañado del consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, Juan Hernández, durante la celebración del décimo aniversario del programa 'Incorpora', un acto en el que se ha galardonado a empresas de la Región que apuestan por la contratación de personas de este colectivo.

 

En estos primeros diez años, han colaborado con Incorpora Murcia 1.027 empresas, comprometidas con este proyecto de responsabilidad social. El trabajo en red entre el sector empresarial y el social es posible gracias a 10 entidades, que son las encargadas de desarrollar el proyecto en el territorio a través de 25 técnicos de inserción laboral.

 

En concreto, 'Incorpora Murcia' aglutina diez organizaciones sin ánimo de lucro, entre las que se encuentran, por ejemplo, Cáritas, Fundown o Fundación Secretariado Gitano, que sirven como puente entre las empresas y la población más necesitada para su integración laboral.

 

Así, el programa 'Incorpora' ofrece un servicio integral gratuito con personal técnico de inserción laboral que facilitan el asesoramiento necesario a la empresa, así como apoyo en todas las fases del proceso: desde la selección hasta la completa integración en el puesto de trabajo.

 

En la actualidad, Incorpora Murcia abarca distintos colectivos, como personas con discapacidad intelectual, personas con discapacidad física, personas migrantes, jóvenes, parados de larga duración, mujeres víctimas de violencia de género, ex-reclusos y personas procedentes de minorías étnicas.

 

Farré ha señalado que uno de los objetivos de la Obra Social 'la Caixa' es la ayuda a la mejora de la calidad de vida de las personas y, precisamente, el programa 'Incorpora' pretende trabajar con los colectivos más vulnerables que, por sí solos, tendrían muy difícil encontrar un puesto de trabajo.

 

Para ello, la Obra Social 'la Caixa' trabaja con entidades sociales e invirtiendo fondos para técnicos, prospectores de empleo y orientadores. El fin último es "recuperar a las personas, que vuelvan a creer en sí mismas, viendo sus capacidades y competencias, así como visitando empresas y buscando el puesto de trabajo que encaje".

 

Además, este plan busca algo "muy importante", consistente en estar "al lado tanto de los empresarios como de las personas para que el proceso de integración laboral sea un éxito". En definitiva, lo que la Obra Social 'la Caixa' persigue es que estas personas "salgan de este círculo cerrado y puedan llevar una vida lo más normalizada posible en un entorno de trabajo".

 

UNAS 77.000 PERSONAS EN ESTA SITUACIÓN

 

Hernández, por su parte, ha destacado que el programa 'Incorpora' es uno de los más importantes de inserción para aquellas personas que realmente tienen más dificultad para incorporarse al mercado de trabajo. "Son diez años de éxito donde más de 2.500 personas han podido insertarse en el mercado de trabajo", ha subrayado.

 

En concreto, ha señalado que se trata de un colectivo que puede afectar a unas 77.000 personas en la Región. Para atajar el problema, ha recordado que su Consejería ha desarrollado y pactado con los principales agentes económicos y sociales la Estrategia de Empleo de Calidad, con 12 programas específicos orientados a perfilar y definir medidas de inserción, tanto desde el punto de vista de la formación como del apoyo económico para la contratación y la orientación laboral.

 

Sólo para este año "hay 12,5 millones de euros" destinados a desarrollar este tipo de programas, y ha asegurado que el Gobierno murciano va a seguir trabajando para "ser capaces de incorporar a estas personas con plena normalidad al mercado de trabajo en la Región de Murcia".

AYUDAS DE 7.500 EUROS

 

En este sentido, ha destacado que su Consejería, a través del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), va a poner en marcha de manera inminente una ayuda de 7.500 euros para las empresas de la Región de Murcia que hagan un contrato indefinido a tiempo completo a una persona en situación de desempleo en riesgo de exclusión social. En el caso de que ese contrato indefinido sea a tiempo parcial, la ayuda a la empresa será de 3.750 euros.

 

Para la concesión de estas ayudas es imprescindible que la persona contratada se encuentre inscrita como demandante de empleo en su oficina del SEF, y que tenga reconocida de manera oficial la condición de persona en situación de riesgo de exclusión social.

 

El consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, Juan Hernández, ha destacado que "el objetivo de esta medida es animar a las empresas de la Región a apostar por aquellos desempleados que más difícil lo tienen. Desde el Gobierno regional no creamos empleo de manera directa, pero sí que podemos ayudar los que lo crean, es decir, a las empresas, para que se decidan a dar el paso de la contratación".

 

Igualmente, la Consejería mantiene activas las ayudas para que personas de este colectivo pongan en marcha una idea de negocio. Así, se subvenciona el establecimiento como autónomos de hombres en riesgo de exclusión con entre 4.000 y 8.000 euros, dependiendo de la inversión inicial que lleve a cabo, y para las mujeres la ayuda es de entre 4.500 y 9.000 euros.

 

La nueva Estrategia por el Empleo de Calidad 2017-2020 centra una especial atención en los colectivos en riesgo de exclusión, entre los que se ha incorporado por primera vez al colectivo de refugiados.

 

Desde la Consejería se ofrece a estas personas orientación laboral, formación específica dirigida a que obtengan competencias clave en lengua, matemáticas e inglés; participación prioritaria en programas de empleo de interés social en municipios, así como las citadas ayudas para el establecimiento como autónomos y la inminente ayuda a las empresas para su contratación.

 

"Somos conscientes de que el trabajo es para estas personas la mejor política social. Por eso, una de nuestras principales misiones es seguir sensibilizando al empresariado para que conozcan estas medidas y se beneficien de ellas", ha afirmado Juan Hernández.

 

AUMENTAN LAS POSIBILIDADES DE INSERCIÓN

 

Las personas desfavorecidas constituyen un colectivo que está comportándose en los primeros meses de 2017 "con las dificultades propias", aunque cree que se están incrementando las posibilidades de seguir insertando personas que tienen mayor riesgo de exclusión gracias a la "normalización del mercado de trabajo, ahora que se está generando tanto empleo"

 

"Incluso nosotros estamos incorporando novedades e innovaciones, como puede ser apoyar también a los refugiados que se encuentran también en una situación realmente complicada", ha indicado Hernández, quien cree que si el mercado de trabajo sigue creciendo, al final "se incrementan de forma natural las posibilidades de inserción de estas personas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies