PSOE de Lorca lamenta que el PP rechace que la comisionada se ocupe de las ayudas por las inundaciones

Actualizado 20/05/2013 18:30:39 CET

LORCA (MURCIA), 20 May. (EUROPA PRESS) -

El diputado del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea Regional, Manuel Soler, ha defendido este lunes una moción en la Comisión de Asuntos Generales del parlamento autonómico, en la que solicitaba la ampliación de las competencias de la comisionada para la reconstrucción de Lorca, Inmaculada García, a fin de que se ocupara también de la reconstrucción y ayudas por las inundaciones.

Sin embargo, el PP ha rechazado esta iniciativa, argumentando que considera que las actuaciones "están bien coordinadas", por lo que no creen necesario nombrar a Inmaculada García comisionada de las inundaciones, según informaron fuentes del PSOE en un comunicado.

El PSOE recuerda que las devastadoras inundaciones en la Región se produjeron el 28 de septiembre de 2012, afectando principalmente a la zona del Valle del Guadalentín, siendo los municipios más afectados Lorca, Puerto Lumbreras y Totana. Soler recordó que "si graves fueron los daños ocasionados, sin duda, las mayores pérdidas fueron las vidas humanas que se cobró el temporal".

"HUERTA LORQUINA ASOLADA"

Añadió que si con motivo de los terremotos del 11 de mayo de 2011 Lorca fue la ciudad más castigada, con las inundaciones lo fueron las pedanías situadas en la huerta lorquina, que como la del Esparragal de Puerto Lumbreras quedaron totalmente asoladas; también el municipio de Totana se vio afectado por estas riadas, aunque en menor medida.

Los daños en cultivos afectaron a una extensión de terreno que oscila entre 18.000 y 20.000 hectáreas, mientras que en ganadería murieron más 10.000 animales de distintas especies.

Soler explicó que en las zonas más afectadas, que son el Esparragal de Puerto Lumbreras y un paraje del termino municipal de Lorca, perteneciente a las pedanías de Torrecilla, Campillo y Purias, existe un grupo reducido de familias que "perdieron todo cuanto poseían, cultivos, animales, muebles, todo tipo de enseres, y algunas de ellas hasta la vivienda".

Asevera que la mayoría de estas familias no contaban en el momento del siniestro con pólizas de seguro y "las pocas ayudas que han sido aprobadas por el Gobierno de la Nación para que los damnificados puedan cobrar, tienen como requisito imprescindible contar con la póliza de seguro agrario".

"Muchas de estas familias no disponen de esas pólizas, por lo que estos vecinos de la huerta de Lorca y Puerto Lumbreras no tienen derecho a percibir ayudas para reparar los daños que les causó la riada", añade.

Soler mostró su decepción ante el rechazo de la moción socialista, "porque no se recuerda que en desastres similares, ocurridos con anterioridad, ningún gobierno haya dejado abandonados a su suerte, como lo han hecho las actuales administraciones del Partido Popular, a familias que perdieron todo cuanto poseían por motivo de las inundaciones".

Así, lamenta que estas familias "solo han recibido, después de ocho meses de espera, un ingreso de 150 euros con cargo a la Mesa Solidaria de Lorca".

El diputado socialista manifestó que las pasadas inundaciones fueron similares a las que se produjeron en 1973; "la diferencia está en que las actuaciones realizadas entonces, tanto en el caso de Lorca como de Puerto Lumbreras, entre otras, los muros de encauzamiento de los ríos sirvieron para que en esta ocasión no se hayan producido desbordamientos a su paso por ambas ciudades.

Soler subrayó que "de este gran desastre debemos aprender que es necesario respetar los cauces de las ramblas y no invadir el dominio público hidráulico con plantaciones de árboles, edificaciones y muros de contención en los márgenes, porque reducen la capacidad de los cauces públicos. Es necesario que las administraciones actúen a fin de hacer cumplir la legislación vigente, para evitar en la medida de lo posible catástrofes de esta naturaleza".

El parlamentario socialista agregó, asimismo, que las distintas administraciones tienen que llevar a cabo actuaciones en polígonos industriales, nuevas urbanizaciones, cauces y ramblas, para dar salida al agua y poder evitar desastres como el ocurrido el día 28 de septiembre de 2012, cuando se vuelvan a producir lluvias torrenciales.