Publican un estudio clínico del Rosell sobre diagnóstico precoz en enfermedades que cursan deterioro mental

El doctor Ángel Molina junto a la enfermera Carmen Jordán en una de las consulta
AREA DE SALUD II
Publicado 18/09/2015 13:29:50CET

MURCIA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de un neurofisiólogo clínico del Rosell, Ángel Molina León, sobre diagnóstico precoz en enfermedades que cursan deterioro mental ha sido publicado en la revista Alzheimer's Disease & Parkinson, que resalta la importancia de las pruebas de electroencefalografía para detección precoz de patologías como el Alzheimer.

Ángel Molina León, facultativo del Servicio de Neurofisiología Clínica del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena, con sede en el Hospital Universitario Santa María del Rosell, asegura que "es fundamental la realización de un electroencefalograma, EEG, en la detección y diagnóstico precoz de enfermedades como el Alzheimer".

El EEG "es una técnica no invasiva muy clarificadora que ofrece un registro de la actividad eléctrica de la corteza cerebral del paciente y su uso es muy habitual en los hospitales y en servicios como el nuestro", aclara.

Consiste esencialmente en registrar mediante electrodos especiales las corrientes eléctricas que se forman en las neuronas cerebrales, y que son la base del funcionamiento del sistema nervioso.

Gracias a esta prueba se pueden diagnosticar alteraciones de la actividad eléctrica cerebral que sugieran enfermedades como la epilepsia, el déficit de atención e hiperactividad, o demencias "de las que, por ejemplo, nosotros hemos detectado 50 casos desde el año 2012 en nuestra área de salud, en colaboración de la unidad de Demencias del Hospital del Rosell".

Según Molina León, en los pacientes que presentan demencia o deterioro mental, y en casos de debut inicial de la misma, además de la clínica es esencial la realización del EEG, "a nuestro departamento nos llegan pacientes derivados del Servicio de Neurología por pérdidas de memoria bruscas, alteración del nivel de conciencia, perdidas de memoria frecuentes".

El ritmo alfa de vigilia de una persona normal es en torno a los 8-13 Hertzios ciclos por segundo. En estos pacientes constatamos la presencia de EEG normales o bien lentificación focales o difusas que inicialmente son a 7-8 Hertzios y en estadios más avanzados se ven hasta unas lentificación de 5-6 Hertzios.

Las conclusiones de su análisis en las que explica que a menudo se observa desfragmentación del ritmo alfa-parietal occipital a 5-7 Hz y 7-8 Hz - Hertzios en pacientes con Alzheimer, en definitiva una desfragmentación del trazado de fondo, han sido aceptadas y publicadas en la revista especializada Alzheimer's Disease & Parkinson.

SERVICIO DE NEUROFISIOLOGÍA CLÍNICA

El servicio de Neurofisiología Clínica, cuyo responsable es el doctor Sobrino, está integrado además por los doctores Cánovas y Molina, y dos enfermeras y dos auxiliares.

En la Unidad se realizan diversos tipos de pruebas. Por una parte, los electroencefalogramas y los electromiogramas, "de las que realizamos más de 5.000 al año". En concreto, a través de los electroencefalogramas, y el análisis espectral del mismo, se pueden estudiar la corteza cerebral y mejorar los tratamientos de patologías como los Trastornos de Déficit de Atención- TDAH, de los que hemos identificado 189 en el periodo 2014-2015.

Los electromiogramas, una prueba que se usa para estudiar el funcionamiento del sistema nervioso periférico se utiliza en el diagnóstico de enfermedades como el túnel carpiano, radiculopatías como hernias, enfermedades de trasmisión neuromuscular, miopatías, polineuropatías, enfermedades desmielinizantes, enfermedades degenerativas.

Continúa Molina, el conjunto de técnicas que ofrecemos nos permite tratar pacientes potenciales auditivos, visuales, y potenciales evocados somatosensoriales, y explica, a los que se les realiza una exploración neurofisiológica que permite evaluar la función del sistema sensorial acústico, visual, somatosensorial y sus vías por medio de respuestas provocadas frente a un estímulo conocido.

En colaboración con otros servicios como el de Traumatología, realizamos monitorización intraoperatoria y trabajamos además con los servicios de Neurología, Pediatría, o Psiquiatría, con este último para el tratamiento de pacientes con esquizofrenia, o adicciones a drogas y alcohol.

Otras de las cosas que vamos a hacer en breve, explica, son estudios del sueño a partir de un examen que registra ciertas funciones corporales a medida que uno duerme o trata de dormir y se utiliza para diagnosticar trastornos del sueño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies