Salud ofrece consejos preventivos ante la ola de frío intenso de esta semana

Nieve, carretera, temporal, frío
112
Publicado 06/02/2018 13:03:17CET

Aconseja vigilar las estufas, ya que cada año se da una media entre 4 y 5 casos de intoxicaciones por monóxido de carbono en la Región

MURCIA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Salud Pública y Adicciones recuerda, ante la ola de frío intenso anunciada para esta semana, algunos consejos de salud en el hogar y en el exterior, a fin de prevenir enfermedades y accidentes.

Los virus que causan resfriados y gripe circulan con mayor frecuencia en invierno, y el contagio aumenta en ambientes cerrados y mal ventilados. Por ello, lavarse las manos sigue siendo una de las mejores formas de evitar la transmisión de enfermedades. Además, es recomendable taparse la boca o cubrirse con el brazo al momento de estornudar o toser para evitar la propagación de los gérmenes.

El director general de Salud Pública, José Carlos Vicente, recomienda mantener el calor dentro del hogar, evitando corrientes de aire y pérdidas de temperatura por puertas y ventanas, así como cerrar las habitaciones que no se utilicen.

Además de no permanecer sentado o quieto durante mucho tiempo, ya que la actividad física genera calor. Es importante, asimismo, prestar atención a las estufas para evitar riesgos de incendio o, en caso de que sean de leña, carbón o gas, riesgos de intoxicación por monóxido de carbono, de lo que se da una media entre cuatro y cinco casos al año en la Región a causa de la mala combustión o falta de ventilación.

En cuanto al modo de vestirse, recuerda que no es necesario abrigarse mucho si existe un buen sistema de calefacción. Hay que tener en cuenta que varias capas de ropa fina protegen más del frío que una sola más gruesa, ya que se forman cámaras de aire aislante entre las capas. Además, habrá que evitar cambios bruscos de temperatura, teniendo en cuenta que la de la vivienda debe estar en torno a los 22ºC y es aconsejable ventilar periódicamente los ambientes.

Al salir al exterior, se recomienda emplear prendas de abrigo preferiblemente resistentes al viento y la humedad y prestar especial atención a la cabeza, empleando gorro de lana, pasamontañas o sombrero, el cuello (bufanda), pies (calzado resistente al agua, calcetines de algodón y lana) y manos (guantes o manoplas). A la hora de acostarse, una bolsa de agua caliente puede ayudar a calentar las sábanas.

En cuanto a la alimentación, conviene hacer comidas calientes que aporten la energía necesaria y proporcionen calor, como legumbres y sopas manteniendo un menú variado que incluya el resto de alimentos: verduras, fruta, pan o cereales, leche, pescado, carne, huevos.

Otros consejos: hidratarse, evitando el alcohol. Las bebidas calientes ayudan a mantener la temperatura corporal y son reconfortantes.

Las personas mayores precisan una atención especial: en caso de frío extremo evitar que salgan a la calle tanto ellos como las personas con enfermedades crónicas. Por otro lado, extremarse la precaución en caso de hielo en las calles, ya que un elevado porcentaje de lesiones relacionadas con el frío tiene que ver con caídas al resbalar sobre placas de hielo.

En los desplazamientos, informarse de la situación meteorológica y del estado de las carreteras y revisar el estado del vehículo antes de iniciar el viaje, evitar las carreteras heladas o con nieve, llevar radio, teléfono móvil con la batería cargada, linterna, pilas, alimentos, agua, mantas, ropa de abrigo y la medicación habitual que se esté tomando y extremar las precauciones en la conducción, como mantener una velocidad adecuada y la distancia de seguridad.