Herida leve una mujer de 33 años en una explosión de gas en la séptima planta de un inmueble de Murcia

Actualizado 03/02/2008 11:20:12 CET

La instalación de gas fue realizada al parecer hace una semana, según el hermano de la víctima

MURCIA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una mujer, identificada como F.H.H., de 33 años, resultó ayer herida leve y profundamente conmocionada como resultado de una explosión originada por una acumulación de gas en un espacio cerrado procedente de una bombona de butano ubicada en la cocina del inmueble que habitaba, en la calle Abderramán II de Murcia, según informaron a Europa Press fuentes policiales y de los Bomberos.

La víctima, quien apareció bajo los muebles tras la explosión, era la hija de los propietarios de la vivienda, según confirmó uno de sus hermanos, quien a su vez explicó que los padres se encontraban de viaje y que la instalación de gas fue realizada supuestamente una semana antes.

La deflagración se produjo sobre las 23.30 horas, y provocó daños importantes en los pisos séptimo J, y H, y también hay daños de menor gravedad en el séptimo E, D y en el sexto J, especialmente en las puertas de entrada. Además, las fachadas de los pisos séptimo I, J y H se proyectaron hacia la vía pública.

Este derrumbe de la fachada del inmueble ocasionó la caída de cascotes a la calle, dañando a trece vehículos, doce de ellos estacionados en la calle, y uno de ellos que circulaba por Ronda Norte en dirección a Díez de Revenga, aunque su conductor no resultó herido.

Al lugar del suceso acudieron varias patrullas de la Policía Local, doce camiones de Bomberos de los parques de Espinardo y del Infante con 30 efectivos, una Unidad Médica de Emergencias (UME) y cinco ambulancias, una de las cuales trasladó a la herida hasta el hospital Morales Meseguer de Murcia, donde quedó ingresada.

Al lugar acudieron igualmente varios médicos del 061, dotaciones de Policía Nacional y el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, así como el director general de Protección Civil, Luis Gestoso, quienes se informaron de la situación.

El suceso no ocasionó más heridos, ni vecinos ni transeúntes, aunque sí provocó bastantes casos de ansiedad. Según la Policía "es una hora en la que muchos jóvenes se reúnen en las inmediaciones haciendo botellón en los jardines próximos", y reiteró que "fue una suerte que nadie pasara por debajo en esos momentos".

Los vecinos afectados fueron hospedados en el hotel NH de Churra, y el Ayuntamiento de Murcia corrió con los gastos. Actualmente la zona se encuentra acordonada y permanecen dos dotaciones de bomberos que proceden con el desescombro, y otras dos de policía para "normalizar" la situación, ya que hay que dar información a los vecinos y proceder a la retirada de los vehículos dañados, según las fuentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies