TSJ celebra la vista de apelación del condenado a 18 años de cárcel por matar a su pareja tirándola por la ventana

Actualizado 24/11/2011 14:09:47 CET

MURCIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJRM) celebrará este viernes, a las 10.00 horas, la vista de apelación de la sentencia del jurado que condenó a 18 años de cárcel a Javier Enrique M.T. por el asesinato de su pareja, en agosto de 2009 en Molina de Segura.

Cabe recordar que la Audiencia Provincial de Murcia condenó a este individuo, de nacionalidad colombiana, acusado de haber matado a su pareja tirándola por la ventana de la habitación que compartían, en la localidad de Molina de Segura, después de que el Jurado Popular lo declarara culpable de un delito de asesinato.

En el veredicto, el Jurado consideró probado que este individuo mató a su pareja sentimental, de 27 años y procedente de Bolivia, tirándola por la ventana.

Así, el magistrado presidente lo condenó por un delito de asesinato, con la agravante de parentesco, con la prohibición de comunicación en una distancia no inferior de 800 metros.

El acusado deberá indemnizar a los padres de la víctima con 100.000 euros, mientras que a las tres hermanas la indemnización asciende a 50.000 euros, según han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia.

Los hechos se remontan al 26 de agosto de 2009, cuando el procesado comenzó a discutir con su pareja sentimental en la vía pública, continuando posteriormente en el domicilio que ambos tenían alquilado en la localidad molinense.

Durante toda la noche, según las conclusiones del Ministerio Fiscal, estuvieron discutiendo y sobre las 6.00 horas, Javier se dirigió a ella "y con ánimo de causar su muerte, de forma sorpresiva y sin posibilidad de defenderse", la arrojó al vacío por la ventana de la habitación.

La víctima quedó herida grave, ya que un toldo consiguió amortiguar su caída, falleciendo poco después en el hospital.

Acto seguido, Javier Enrique bajó la persiana de la habitación y se marchó a la parada de autobús más cercana hasta dirigirse a Murcia y coger un autobús que llevara a Madrid, donde se presentó en casa de su mujer, de la que estaba separado, de improviso.

Finalmente, el presunto asesino se entregó de forma voluntaria en la comisaría de Leganés (Madrid) y fue conducido a prisión.