UGT lamenta que la bajada de la inflación es síntoma de que la recuperación "no está llegando al bolsillo"

Publicado 15/02/2018 13:10:01CET

MURCIA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

UGT Región de Murcia ha reconocido que una baja inflación da un "respiro" a la pérdida de poder adquisitivo que las rentas del trabajo llevan acumulada en los últimos años, pero lamenta que "también es un claro síntoma de que la recuperación económica, que lleva consolidándose ya cuatro ejercicios consecutivos, no está, sin embargo, llegando al bolsillo de los trabajadores y sus familias".

En este sentido, el sindicato destaca que los precios en la Región comenzaron el año con la misma tendencia a la moderación con que terminaron el anterior, presentando un comportamiento aún más a la baja que la media del país.

Asimismo, cree que los salarios más bajos que se registran en la Comunidad "explican en gran medida este comportamiento de los precios, ya que son uno de los componentes principales de su determinación y una variable de primer orden en cuanto al consumo".

De hecho, UGT ha señalado que la renta disponible de los hogares en España, y aún más en la Región, "continúan por debajo de las que se tenían en 2009 (en más de un 16% en nuestro caso)".

Para UGT, resulta "insostenible que sigamos ampliando nuestra brecha en términos de desigualdad salarial y, en consecuencia, de pobreza con el resto de España, del mismo modo que nuestro país se sigue alejando respecto a estos parámetros con Europa".

"Y es que el daño que esto está generando no se deja sentir solo en las condiciones de vida de la mayoría de la población, también amenaza la sostenibilidad del crecimiento y la ganancia de productividad y competitividad de nuestras empresas", tal y como ha destacado UGT.

Y por ello UGT se ha propuesto que 2018 sea el año de la recuperación de las rentas del trabajo, hemos dado un primer paso con la elevación del salario mínimo interprofesional, pero considera "urgente" que tanto pensiones, como retribuciones de empleados públicos, como salarios en el sector privado, "asuman una subida que contribuya a una distribución más equitativa de la riqueza, corrigiendo la pérdida de poder de compra que acumulan y permitiendo que también los trabajadores y sus familias participen de la recuperación".