El último barco 'espía' de la Guerra Civil, GIPSY, participará en la V Regata de Clásicos del Mar Menor

Barco GIPSY
CEDIDA
Publicado 17/06/2018 20:01:37CET

MURCIA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El último barco 'espía' de la Guerra Civil, GIPSY, participará en la V Regata de Clásicos del Mar Menor. El martes 19 de junio, a las 12.00 horas, se celebrará en el puerto de Tomás Maestre, en La Manga, la presentación oficial del barco; un ketch cangrejo de 39 pies, conocido por ser el primer yate documentado bajo bandera española con motor y radio.

El barco construido en 1927 por los astilleros Echevarrieta y Larrinaga, es el siguiente número de botadura al Juan Sebastián Elcano, y participará en la V edición de vela clásica del Mar Menor del 22 al 24 de junio.

Esta regata, que comenzó su andadura en 2009, se retoma este mes de junio tras seis años de suspensión, reuniendo a más de 50 embarcaciones entre clásicos, de época y vela latina, con embarcaciones de procedencia tanto nacional como internacional.

El emblemático barco, que durante la Guerra Civil patrullaba entre los cabos de La Nao y Marsella para el servicio secreto del bando nacional, entre otros tuvo un distinguido tripulante como Josep Pla (y así aparece en su biografía), fue adquirido por los presentes propietarios, naturales de Portman, en 1951.

Con la aparición de las regatas de los barcos de época a finales de los 80 comenzó a participar en las regatas de barcos clásicos en las Islas Baleares, obteniendo un buen palmarés de triunfos en su clase y llegando a un subcampeonato en la Copa del Rey.

Entre los años 2006 y el 2010 se llevó a cabo la restauración de la embarcación en los astilleros Navaltinoc de Cartagena. La rehabilitación consistió en un despiece del barco para su total y fiel reconstrucción del original.

Los herrajes de bronce fueron restaurados por el Centro Especial de Empleo Prolam, perteneciente a ASTUS, que apoya la integración de la persona con discapacidad a través de distintas modalidades de Empleo (empleo protegido y empleo ordinario).

Las velas son una réplica de las originales hechas por Velas Hood en San Javier, y por último el equipo de restauradores de Fundirmetal ha sido recientemente el encargado de la fundición y réplica de las piezas originales en bronce, como la bitácora o los portillos, que tras el paso de los años han tenido que ser sustituidas.