La UMU presenta un simulador visual que abre nuevas posibilidades en el diseño de correcciones ópticas

Imágen del simulador
PRINUM
Actualizado 10/07/2010 14:00:52 CET

MURCIA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia (LOUM) han presentado recientemente su última versión de simulador visual, con una configuración híbrida que abre un amplio espectro de nuevas posibilidades en el diseño de correcciones ópticas avanzadas.

El resultado es una "potente" herramienta con un rango de aplicación "sin precedentes" cuyo ámbito de utilización principal es el diseño de nuevas soluciones oftálmicas, donde permite explorar novedosos conceptos de corrección visual anteriormente inabordables.

El LOUM es un grupo líder mundial en el campo de la óptica visual y, en particular, es pionero en el desarrollo de instrumentación para el estudio del ojo humano y de la calidad de la visión, según fuentes del departamento de Promoción de la Investigación de la institución docente (Prinum), dependiente del Vicerrectorado de Investigación.

Una de sus contribuciones "más reconocidas" es la introducción del concepto de 'simulador visual', un instrumento que permite modificar de forma no invasiva, completamente reversible y en tiempo real la óptica a través de la que mira el sujeto, de forma que puede simularse la visión a través de hipotéticas gafas, lentes de contacto, y tras cirugía refractiva, entre otras cosas.

Así pues, la simulación visual permite comprobar los cambios en la visión producidos por una modificación de la óptica ocular con un sistema que se comporta como unas "gafas" electro-ópticas que se pueden modificar en tiempo real para corregir completamente las imperfecciones de la óptica del ojo o para reproducir los efectos de cualquier tipo de solución oftálmica.

El "corazón" del simulador visual es un sistema de óptica adaptativa, es decir, un instrumento que permite medir las imperfecciones de un sistema óptico, denominadas aberraciones ópticas, y corregirlas o modificarlas mediante un elemento activo que permite controlar la dirección de cada uno de los rayos luminosos que entran en él, precisó Prinum.

Los investigadores recordaron que esta tecnología fue inicialmente desarrollada en astronomía para mejorar la calidad de las imágenes captadas por los grandes telescopios, pero ha encontrado "un importante campo de aplicación" en óptica visual, donde se ha empleado tanto para el registro de imágenes del fondo de ojo como para mejorar la visión.

La simulación visual hace un uso más amplio de la óptica adaptativa ya que el objetivo no es simplemente corregir las aberraciones del ojo, sino producir un patrón controlado a través del cual pueden realizarse distintas pruebas para determinar la calidad de la visión ante diversas tareas como la lectura, alineamiento de objetos y percepción de objetos de bajo contraste, entre otras.

Los simuladores visuales se han empleado con éxito, tanto para estudiar características complejas del sistema visual a nivel cerebral como para desarrollar elementos oftálmicos avanzados como lentes progresivas para gafas, de contacto e intraoculares y patrones de ablación para cirugía refractiva, entre otros.

Otra línea de trabajo es el desarrollo de una nueva generación de foróptero (aparato empleado para determinar las gafas o lentes de contacto que necesita cada paciente). Para todas estas aplicaciones los investigadores del LO·UM han diseñado y construido distintos modelos de simulador visual. Una importante distinción entre ellos está en el método empleado para modificar las aberraciones.

Actualmente existen dos tecnologías para este propósito: los espejos deformables y los moduladores de cristal líquido. Cada tipo de componente presenta sus ventajas e inconvenientes que pueden limitar el espectro de utilización del instrumento.

Con el objeto de evitar este problema, el equipo del LOUM ha desarrollado un nuevo modelo de simulador visual que combina un espejo deformable y un modulador de cristal líquido. Si bien el sistema resultante es más complejo, su configuración mixta y el empleo de cada elemento para una tarea específica hacen del simulador visual híbrido una potente herramienta con un rango de aplicación "sin precedentes".

El ámbito de utilización principal para el se ha desarrollado el simulador visual híbrido es el diseño de nuevas soluciones oftálmicas, donde permite explorar novedosos conceptos de corrección visual anteriormente inabordables.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies