El abogado de Trashorras afirma que Del Olmo acepta pruebas "sabiendo que están manipuladas"

Actualizado 09/02/2007 17:34:03 CET

Dice que el Tribunal del juicio de la operación 'Pípol' "se limitó a copiar los argumentos del ministerio fiscal en la sentencia" "Si Trashorras no era confidente de la Policía que baje Dios y lo vea", añade Turiel

OVIEDO, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El abogado de José Emilio Suárez Trashorras, Gerardo Turiel, manifestó hoy que el juicio del 11-M "ha llegado al 'summun' cuando el juez instructor, Juan del Olmo, acepta pruebas sabiendo que están manipuladas" y mostró su extrañeza al ver que esa "falsedad" está también "aceptada por la sociedad".

Turiel realizó hoy estas manifestaciones en un foro ofrecido por videoconferencia en el despacho de abogados Mijares y Asociados difundida por la página web de este bufete y recogida por Europa Press. La jornada, a la que también acudió la abogada de Antonio Toro, Maria Teresa Suárez García, se planteó bajo el título 'El juicio de la operación Pípol ¿condicionado por el 11-M?'.

La sentencia del caso 'Pípol', que se hizo pública 15 días antes del comienzo del juicio del 11-M, condenó a Trashorras a 10 años de prisión por tráfico de droga y tenencia y tráfico de explosivos y a su ex cuñado, Antonio Toro a 11 años y medio de prisión por los mismos delitos.

El letrado de Trashorras comentó que "la presunción de inocencia es una entelequia doctrinal que no está en la cabeza de muchos jueces y abogados españoles" y añadió que "cuando comience el juicio del 11-M, el próximo día 15 de febrero, habrá que pedir el borrador de la sentencia".

Turiel basó sus afirmaciones señalando que en España no existe democracia porque no hay una clara división de poderes y describió de "barbaridad" que "excepto excepciones" las leyes las haga el gobierno para que "los subordinados las voten en el Congreso". La abogada de Toro apuntó, sobre este asunto, que el "gobierno acaba de premiar a un fiscal nombrándolo Ministro de Justicia --en relación la reciente designación de Mariano Fernández Bermejo--. "Existe un desmembramiento del eje central del estado democrático", apuntó Turiel.

El abogado asturiano denunció también la situación de indefensión que sufren los abogados frente a la postura del fiscal. "Es lamentable llegar a un juicio y ver salir cogidos del brazo de la misma sala al juez y al ministerio fiscal".

Turiel añadió que el fiscal debe defender la legalidad y criticó que la fiscal encargada del juicio del 11-M, Olga Sánchez, haya pedio al fiscal antidroga del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) una sentencia condenatoria en el caso 'Pípol' para Toro y Trashorras, ambos implicados en la trama de los explosivos de los atentados de Madrid. "La fiscal está muy interesada en probar que el 11-M era una conspiración islamista", añadió el letrado.

OPERACIÓN 'PÍPOL'

Gerardo Turiel afirmó, sobre la sentencia el caso 'Pípol', que "el tribunal se limitó a copiar los argumentos del ministerio fiscal" y manifestó que todo el juicio está basado en "vulneraciones procesales". "En este juicio se ha inventado la jurisprudencia al revés cuando el fiscal elevó un años más la pena a Toro y a Trashorras por tenencia de explosivos en el 2004 cuando la instrucción del caso 'Pípol' finalizó en julio de 2001.

Ambos letrados, Maria Teresa Suárez García y Gerardo Turiel, aseguraron que el juez de la Sección Octava de la Audiencia Provincial del Principado, Bernardo Donapetry "se dejó influir por la presión política mediática que cada vez es más fuerte en España". Turiel añadió que "la sensación era la de acudir a un juicio con desesperanza".

Turiel destacó que la involucración de Trashorras con los explosivos aparecidos en el garaje de Avilés "sólo se basó en la declaración de un policía que manifestó que Toro le había dicho que los cartuchos de dinamita eran de su ex cuñado". Defendió que esa declaración debería de ser anulada porque "no estaba presente su abogado".

Criticó también a Donapetry por admitir a prueba la declaración de un policía que dio detalles de los explosivos "sin tener título de perito" y que "había reconocido en el juicio desconocer exactamente cual era el material explosivo que se incautó en el garaje de Avilés".

El abogado asturiano hizo mención también de la colaboración de confidencia que existía entre su defendido y el ex jefe de estupefacientes de la Comisaría de Avilés, Manuel García Rodríguez 'Manolón'. "Si Trashorras no era confidente de la Policía que baje Dios y lo vea", exclamó Turiel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies