Denuncian el abandono del Monumento de Atocha a las víctimas del atentado

Actualizado 11/03/2008 19:39:10 CET

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un año después de que los Reyes inauguraran el Monumento al 11-M que rinde homenaje a las víctimas de los atentados, la asociación Peones Negros Libres denunció hoy "el desprecio" y "la dejadez" de las instituciones hacia la estructura que se erige frente a la estación de Atocha en recuerdo a las 192 personas fallecidas en la masacre de Madrid.

En el cuarto aniversario de los atentados, los reyes Juan Carlos y Sofía, acompañados por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, volvieron a pisar hoy este escenario para colocar una corona de laurel a los pies del monumento. Hace tan sólo una semana, según la asociación, el panorama distaba del que presentó esta mañana durante el acto que congregó a multitud de autoridades.

Los Peones Negros Libres narran que el desprecio hacia el Monumento al 11-M, que recibe a miles de personas diariamente, se inició cuando los familiares de seis víctimas, una española y cinco extranjeras, se percataron de que faltaban sus nombres en la cúpula de cristal que rinde tributo a cada uno de los caídos en la matanza que sacudió hace cuatro años a la capital.

Para enmendar este olvido, la asociación denunció los hechos a Renfe, que les remitió al Ministerio de Fomento y al Ayuntamiento de Madrid. El pasado enero, según critican, se procedió al "cambio de papel, añadiendo los que faltaban pero sin decirlo a nadie para no reconocer su error".

En opinión de la asociación, la acritud hacia la estructura queda patente en la inexistencia de señales en la capital que muestren dónde se ubica, limitándose las indicaciones a "un cartelito apoyado en el suelo en una entrada del Metro". Se queja, asimismo, de que nadie limpia el exterior del monumento y advierte de la peligrosidad que entraña el plástico que cubre el cilindro.

MENSAJES DE LOS MADRILEÑOS

El estudio Fascinante Aroma a Manzana (FAM) resultó el ganador del concurso que se abrió para diseñar el monumento. La estructura está formada por una columna de vidrio integrada por dos partes. Una de ellas es una cúpula irregular de vidrio y la otra una sala justo debajo de ella, construida con una membrana del material llamado ETFE.

Desde esta sala se pueden leer los mensajes que se depositaron en las inmediaciones de las estaciones de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia, así como en la calle Téllez en los días posteriores a los atentados del 11 de marzo de 2004.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies