El guía canino que inspeccionó la Kangoo indica que no había nada "que infundiera sospecha"

Actualizado 19/03/2007 15:26:27 CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Uno de los guías caninos que intervino en la inspección de la furgoneta Kangoo hallada en las inmediaciones de la estación de Alcalá de Henares afirmó hoy en su comparecencia ante el tribunal que la unidad canina no realizó el examen a la parte delantera del vehículo porque "no había nada que infundiera sospecha" y que si hubiera habido algún elemento explosivo en su interior "lo hubiera detectado" si la sustancia hubiera desprendido "olor".

No obstante, aclaró que la detección de este olor depende de "circunstancias" como "la cantidad" de material de explosivo y si el artefacto desprende partículas olfativas. De hecho, matizó que el examen de la unidad canina sóloes "fiable" si puede detectar sustancias a través del sentido del olfato. El agente policial detalló que la inspección se desarrolló durante aproximadamente cinco minutos y que entró con el animal únicamente a la zona de carga del vehículo.

También subrayó que antes de trasladarse a Alcalá de Henares, su unidad realizó dos servicios con el "intervalo de tiempo suficiente" para "poder descansar". Concretamente afirmó que desde su último servicio--realizado en la estación de Chamartín-- hasta la inspección de la furgoneta transcurrió "una hora y media".

El testigo relató además que no apreció objetos sospechosos en la parte delantera El guia, que se encuentra de baja por motivos psicológicos, precisó, a preguntas de las defensas, que su perro falleció recientemente a causa de un infarto.

FUNCIONARIO EN PRÁCTICAS

Además, otro de los policías que participó en el dispositivo de investigación de la furgoneta Kangoo, que se encontraba en prácticas en aquel momento, relató como le encargaron revisar los alrededores de la zona donde se localizó el vehículo para averiguar si existían cámaras que hubieran captado movimientos sospechosos.

Le encomendaron, además trasladar a un testigo --el portero de la finca de Alcalá que vió a los autores materiales-- a la Brigada Provincial de Información para prestar declaración sobre la una y media de la tarde. "Montamos a este señor en el coche y fuimos al complejo policial de Moratalaz". Acompañó al testigo en las sucesivas tomas de declaración que le efectuaron en la jornada y le dejó, por la tarde en el funeral de un cuñado que había fallecido.

Las declaraciones prestadas por estos dos testigos fueron corroboradas en todos sus puntos por el inspector de la Policía Nacional, que se encargó de asegurar los elementos de prueba tras el hallazgo de la Kangoo.

Explicó que no existió certeza de la relación del vehículo con los atentados hasta la toma de declaración del jefe de la estación de Alcalá de Henares que detalló que tres de los trenes donde explosionaron artefactos salieron de éste punto y el testimonio ofrecido por el portero que vió a individuos sospechosos bajar del vehículo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies