El policía que abrió la Kangoo con una palanca dice que "no apreció" objetos sospechosos

 

El policía que abrió la Kangoo con una palanca dice que "no apreció" objetos sospechosos

Actualizado 19/03/2007 14:40:25 CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El responsable del grupo de Policía Científica de la comisaría de Alcalá de Henares que inspeccionó la furgoneta Renault Kangoo localizada en las cercanías de la estación de esta localidad madrileña aseguró hoy en su declaración ante el tribunal del 11-M que "no apreció" en el vehículo ningún objeto sospechosos o que pudiera revestir peligrosidad".

El testigo explicó que inspeccionó la furgoneta exteriormente tras recibir una llamada por la localización de un vehículo que figuraba como robado en una denuncia presentada en la comisaría de Tetuán. "La información apuntaba como posibilidad que el vehículo podía estar relacionado con los acontecimientos que acababan de suceder", dijo.

Concretó que le señalaron que el auto estaba aparcado en la inmediaciones de la estación de trenes de Alcalá y que alguién había visto transportar objetos desde la furgonta a la estación. A su llegada, el miembro de la Policía Nacional, comprobó que ya se encontraban en la zona los guías caninos enviados para detectar la posible presencia de explosivos.

Después de que el perro de los guías accediera a la parte trasera del vehículo, el testigo inspeccionó "a unos 15 o 20 metros" la furgoneta de forma exterior. "Es posible que hubiera objetos pero nada me llamó la atención porque buscaba algo que revistiera peligrosidad", indicó.

El policía detalló también que existía en el vehículo una rejilla que separaba la zona de carga de los asientos delanteros que no permitía acceder a esta zona, donde posteriormente se localizó una bolsa con explosivos. El agente describió como abrió la furgoneta "forzando la parte posterior con una palanqueta". "Luego la cerré y puse un precinto policial", indicó y especificó que no hubiera precintado el coche si no hubiera estado seguro de que "nadie había introducido o sacado nada".

El responsable de la Policía Científica describió, además, que, a pesar de en un principio se pensó trasladar la furgoneta a la comisaría de Alcalá o a la Brigada Provincial de Policía Científica "recibieron órdenes" de que se enviará el automóvil al completo policial de Canillas.

No obstante una vez la furgoneta quedó enganchada a la grúa, el operario se dió cuenta de que el vehículo tenía una marcha metida, describió el testigo que explicó queentonces retiró el precinto, abrió la puerta y metiendo la mano por un hueco entre la rejilla y la pared de la furgoneta abrió el seguro de la puerta delantera. Toda esta operación se desarrolló con guantes.

El testigo dijo que después salió del coche y entró por delante para poner la palance de cambios en punto muerto. "Sólo hice eso, ni siquiera llegué a entrar en el habitáculo delantero; no me agaché ni miré en otro sitio", indicó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies