El Supremo rechaza que se juzgue a Toro y Suárez Trashorras en la Audiencia Nacional por la "operación Pipol"

Actualizado 27/01/2006 19:00:03 CET

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha rechazado que el juicio por la "operación Pipol" de narcotráfico, que fue llevada a cabo en julio de 2001 en Asturias, se celebre en la Audiencia Nacional, manteniendo así la jurisdicción de la Audiencia Provincial de Oviedo. En este caso están implicados los imputados en el sumario del 11-M Emilio Suárez Trashorras y su cuñado, Antonio Toro.

En un auto de cinco páginas, el Supremo rechaza los recursos de casación interpuestos por las representaciones procesales de Suárez Trashorras y de Sonia García Rodríguez contra un auto de la Audiencia de Oviedo que acordó no haber lugar a la declinatoria de jurisdicción en favor de la Audiencia Nacional.

Según los recurrentes, se cumplen los requisitos establecidos en la Ley Orgánica del Poder Judicial para que el órgano competente sea la Audiencia Nacional, ya que en esta causa de narcotráfico "concurre el elemento de organización", la cual supuestamente desarrolló sus actividades en "varias provincias e incluso otro estado".

Sin embargo, el alto tribunal señala que la doctrina expuesta por la Audiencia de Oviedo es la correcta, ya que aunque la compra de la droga se produjo en distintos puntos de España (Galicia, Madrid, Andalucía), la investigación de los hechos se centró en todo momento en Asturias.

Añade el auto del Supremo que las pruebas incriminatorias también aparecieron exclusivamente en esta comunidad, al igual que la droga aprehendida. En este sentido, indica que no apareció implicado ningún territorio correspondiente a otra Audiencia Provincial distinta de la de Oviedo.

La "operación Pipol" se desarrolló en julio de 2001 en varias localidades asturianas y en ella estuvieron implicadas 25 personas, entre las que estaban Toro y Suárez Trashorras, supuestos vendedores de los explosivos que utilizaron los terroristas que cometieron los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

La Policía encontró en un garaje situado en Avilés y propiedad de Antonio Toro 3 kilos de cocaína, 84 de hachís, y otras sustancias estupefacientes como marihuana o pastillas de éxtasis. Asimismo, se incautó de 16 cartuchos de Goma 2 Eco y de 94 detonadores eléctricos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies