El tribunal remitirá hoy al Supremo la deducción de testimonio contra Díaz de Mera por desobediencia grave

Actualizado 05/07/2007 10:07:28 CET

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, que ha juzgado los atentados del 11-M, remitirá hoy al Tribunal Supremo la deducción de testimonio acordada el pasado 28 de marzo contra el ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera, por un delito de desobediencia grave al tribunal, después de que éste se negara a revelar la identidad del policía que supuestamente le había hablado de un informe secreto que relacionaba ETA con la masacre de Madrid. Este trámite permitirá al Supremo, abrir un procedimiento contra Díaz de Mera, quien goza de fuero por su condición de europarlamentario.

Fuentes jurídicas señalaron que los documentos que se remitirán al alto tribunal incluyen los recibidos recientemente del Parlamento Europeo que acreditan la condición de eurodiputado de Díaz de Mera, así como una exposición razonada de lo ocurrido durante la vista que originó, además de la deducción de testimonio, la imposición a este testigo de una multa de 1.000 euros por negarse a revelar los datos que le requería el tribunal.

De este modo, el Supremo tendrá conocimiento tanto de lo ocurrido en la sesión del juicio del 11-M del pasado 28 de marzo, como del contenido de la carta remitida días después a la Sala de lo Penal de la Audiencia, en la que el ex jefe policial revelaba finalmente la identidad de la fuente que supuestamente le habló del informe sobre el 11-M y ETA.

SUPLICATORIO.

Según las mismas fuentes, y si lo considera necesario, el Supremo podría acordar la apertura de diligencias. Tras ello, el Supremo deberá tramitar un suplicatorio ante el Parlamento Europeo para proceder contra el europarlamentario del PP.

La negativa de Díaz de Mera a revelar su fuente se desencadenó tras la pregunta formulada en el juicio por el abogado de la Asociación Ayuda a las Víctimas del 11-M, José María de Pablo, que interrogó al testigo sobre la existencia y contenido de un informe que revelaría la relación de ETA con la masacre de Madrid. El ex mando policial había revelado su existencia en una entrevista concedida a un medio de comunicación en septiembre de 2006.

El letrado se interesó en su turno de preguntas sobre el contenido de este informe y Díaz de Mera señaló entonces que "una fuente" le había informado de la existencia este documento, que él nunca llegó a leer directamente.

Aseguró que se trataba de una fuente policial "fiable" y "honesta", de la que dijo que no podía revelar su identidad. Además, insistió en que a instancias de varios mandos para que se amoldara presumiblemente este informe a lo que él denominó "la versión oficial", los autores persistieron en la teoría que mantenían en el documento. También afirmó que desconoce si alguien ha dado instrucciones para hacer desaparecer el informe.

Tras estas explicaciones de Díaz de Mera, De Pablo le pidió que citara el nombre de la persona que le había informado de la existencia del documento, y el eurodiputado del PP se negó y se justificó asegurando que "peligraría la seguridad y el puesto de trabajo" de su informante. Destacó que la Policía es un cuerpo jerárquico y puso de manifiesto el compromiso contraído con esta persona le obligaba a no revelar su nombre.

El presidente del tribunal convocó entonces un receso para dar tiempo al testigo a valorar su situación a la vuelta del cual impuso de forma automática la multa de 1.000 euros al europarlamentario popular. Repitió al testigo que debía revelar el nombre de la fuente y le advirtió de las consecuencias de su negativa.

El magistrado ofreció incluso al testigo la posibilidad de reflexionar durante el tiempo que considerara necesario y de ponerse en contacto con su familia o incluso con la persona que reveló la existencia del informe. "No sé si esa persona tiene el teléfono intervenido", dijo entonces Díaz Mera.

"Estoy persuadido de que la fuente nos está escuchando y nos están escuchando más policías. Si ellos quieren dar el paso, que sean ellos los que lo den. Prefiero que la responsabilidad recaiga sobre mí y no sobre la fuente que me facilitó el dato", añadió el ex mando policial.

Días después, Díaz de Mera remitió una carta al tribunal en la que facilitaba la identidad de la fuente que le comunicó la existencia de un supuesto informe en el que se vinculaban los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid con la banda terrorista ETA. Una vez llamadas a declarar, dichas personas negaron la existencia del informe mencionado por Díaz de Mera e incluso que hubieran hablado de este asunto con su superior.

Explicaba que su "lealtad" hacia dicha fuente no había sido correspondida como él esperaba por lo cual había decidido facilitar su identidad "con el ruego encarecido de que sea amparada y protegida" por el Tribunal. Agrega que "nunca" estuvo en su ánimo la intención de desobedecer u ocultar datos a la Sala.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies