Maragall pide el 'sí' a los ayuntamientos por "patriotismo" y avisa que se juegan más que en elecciones locales

Actualizado 03/06/2006 16:02:10 CET

Dice el PSC debe estar "a la cabeza" de la nueva era de las relaciones Generalitat-ayuntamientos que abre el Estatut

BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, pidió hoy PSC el apoyo unánime de los ayuntamientos catalanes al nuevo Estatut como acto de "patriotismo" hacia Cataluña y advirtió de que en el referéndum sobre la reforma "se juegan tanto o más que en unas elecciones municipales".

Maragall echó mano de una carta que envió el presidente Francesc Macià a los alcaldes catalanes cuando se sometió a referéndum el Estatut de 1932 instando a los entes locales a convencer a los ciudadanos de que votar el Estatut suponía el "más alto acto de valor cívico que puede realizar ahora un ciudadano y un patriota".

"Hoy votando el Estatut estamos haciendo honor al alto valor cívico y patriota que Cataluña reclama de todos nosotros", afirmó durante un acto de apoyo al Estatut de 140 alcaldes y cargos locales del PSC en el que se firmó un manifiesto bajo el lema 'Los alcaldes por el 'sí''.

El presidente de la Generalitat reivindicó nuevamente la "aportación incuestionable" del PSC en el "fortalecimiento de la personalidad colectiva" de Cataluña "desde la base" y proclamó que "no hay rincón, ni territorial, ni tema importante, en el que el socialismo catalán no haya estado presente" desde los ayuntamientos, actuando incluso de "coche escoba" y haciendo "lo que correspondía a otras administraciones".

Por ello, Maragall subrayó que la "nueva etapa" que abre el nuevo Estatut en la gobernación de Cataluña es "una nueva era en las relaciones entre Generalitat y los gobiernos locales" en la que "el socialismo catalán quiere estar a la cabeza". El motivo es claro, según Maragall, ya que el PSC es "el que sabe hacer país desde el municipio, la Generalitat y el Estado". "La grandeza de nuestro catalanismo --añadió-- es que ha enraizado en toda Catalunya desde el trabajo de piedra picada" y los alcaldes socialistas ya gobiernan a un 70% de la población catalana, cifra que "no ha dejado de crecer" desde 1979.

Maragall presentó como prueba el "cambio radical" en las relaciones entre Generalitat y mundo local con la llegada del PSC al Gobierno catalán y la aportación de una "visión más plural" en contraposición a la visión "única de Catalunya" de CiU. Donde CiU veía "una Catalunya, nosotros vemos una galaxia local" y esta visión "se ha traducido en el Estatut de los municipios".

Según Maragall, el Estatut "sólo vale la pena" porque se erige en herramienta de trabajo "indispensable" ante los retos que afronta el "mosaico plural" en el que se han convertido los más de 900 municipios de Catalunya. Así, admitió que el Estatut, "en solitario, no da la respuesta que los ciudadanos necesitan a sus problemas, pero sí los recursos y las herramientas para que las administraciones se la jueguen y atiendan a sus reclamaciones, lo que supone una "pequeña revolución en el mundo local".

El presidente catalán explicó que el Estatut "dibuja el qué y el cómo de los gobiernos locales", que quedan integrados en el sistema institucional de Catalunya, se dibuja una nueva organización territorial, fija sus competencias y se garantiza la suficiencia financiera. Con la creación del Consell de Gobiernos Locales, añadió, el Estatut reconoce que "Catalunya será también lo que los municipios decidan" y por ello, los ayuntamientos se juegan en el referéndum "tanto o más que en unas elecciones municipales".

MANIFIESTO.

El manifiesto que los alcaldes socialistas suscribieron junto a Maragall y el conseller de Gobernación y Administraciones Públicas de la Generalitat, Xavier Sabaté, proclama que el nuevo Estatut es una "oportunidad excelente para mejorar la vida de los ciudadanos de Catalunya", que "reconoce y potencia los derechos de Catalunya como nación" y los derechos de los catalanes, otorgando a los ayuntamientos herramientas necesarias para resolver los problemas de los ciudadanos. También intervinieron el alcalde de Barcelona, Joan Clos; el presidente de la Diputación de Barcelona, Celestino Corbacho, y el presidente de la Federación de Municipios de Catalunya, Manuel Bustos.

El texto destaca que el Estatut reconoce "por primera vez" el "papel clave" de los municipios en materias como educación, vivienda, seguridad o inmigración y lo hace "garantizando la autonomía del Gobierno local, atribuyendo explícitamente numerosas competencias a los ayuntamientos y garantizando una financiación adecuado para ejecutar estas competencias".

Se subraya, asimismo, la creación del Consejo de Gobiernos Locales como órgano de representación y defensa de los intereses de los ayuntamientos. El manifiesto señala que en el Estatut quedan "claramente recogidas" las aspiraciones del municipalismo catalán y se evidencia la "mayoría de edad de los gobiernos locales".

ALCALDES DEL PP Y DE ERC QUE QUIEREN EL TEXTO.

El secretario de política municipal del PSC y presidente de la Diputación de Barcelona, Celestino Corbacho, destacó la "clara vocación municipalista" del Estatut, garantizada por la trayectoria política de Pasqual Maragall y auguró que el presidente del PP, Mariano Rajoy, "dentro de unos meses, tendrá que comenzar a escuchar cómo muchos alcaldes del PP de España comenzarán a reivindicar que en los estatutos de sus Comunidades Autónomas miren al Estatut de Catalunya e incorporen las aportaciones" del texto catalán.

También hubo referencias a los alcaldes de ERC y aseguró que "en las conversaciones de tú a tú es difícil encontrar un alcalde republicano que no reconozca que el Estatut es un avance en materia municipal". Corbacho lamentó el "error" de ERC por su 'no' al Estatut y consideró una "ingenuidad" pensar que "si sale el 'no' se podrá negociar con Madrid de forma bilateral". "Esa es la gran equivocación de los amigos de ERC", que han acabado "aliándose con una fuerza política --el PP-- a la que le importa muy poco Catalunya y que utiliza el referéndum para desgastar al socialismo en general". "El Estatut es nuestro porque es municipalista", concluyó.

Por su parte, el presidente de la FMC, Manel Bustos, reivindicó el papel de Maragall, su "tenacidad y tozudez", para sacar adelante el Estatut "pese a los obstáculos que algunos le han puesto en el camino" y tras agradecer al presidente de la Generalitat su trabajo le reclamó que se dedique a "gobernar", "más allá del referéndum y la convocatoria de elecciones". Finalmente, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, resaltó que el PSC y Maragall han tenido el "coraje de plantearnos con voz firme" la reforma del Estatut, que calificó como un "salto de progreso frente a la visión carca y reduccionista de España" del PP.